Juan Bautista desoreja un toro de Núñez del Cuvillo y sale a hombros en Arles

  • Juan Mora y El Fandi, por el juego de sus toros, por la vara o por un accidente, no pasan del aplauso

Juan Bautista salió a hombros ayer en Arles, una jornada en la que el encierro de Nuñez del Cuvillo careció de calidad y solo el segundo, dio juego.

Toros de Nuñez del Cuvillo, bien presentados pero sin raza ni calidad. Los mejores fueron segundo, cuarto y quinto, pero, de éstos, solo el primero pudo ser aprovechado, puesto que al cuarto le pegaron demasiado en varas y el quinto se partió una pezuña. El sexto, con genio, el peor.

Juan Mora, palmas y saludos. Juan Bautista, dos orejas y saludo. El Fandi, aplausos y silencio.

Juan Mora instrumentó frente al primero -toro deslucido que no se empleó nunca- una faena llena de pinturería y buen gusto sin conseguir ahondar. Al cuarto, el de más clase por su nobleza pronta, se lo cargó el picador.

Juan Bautista sorteó el mejor lote, y de no haberse lastimado el quinto, seguramente hubiera salido de su plaza con cuatro orejas en las manos. Frente al segundo, un toro escaso de fondo y raza pero noble, Juan Bautista cortó dos orejas pedidas con fuerza.

El Fandi no tuvo toros aprovechables, pero sí el que desarolló genio. Frente al tercero, que se apagó tras el segundo tercio, no dejó nada para el recuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios