Juan José Padilla vuelve a torear tras la grave la cornada de Zaragoza

  • El diestro jerezano toreó el viernes dos vacas en la ganadería de Fuenteymbro, donde vivió sensaciones muy especiales, dentro de unos días acudirá a la clínica oftalmológica de Oviedo para una revisión

Termina un año nada fácil para todos y muy difícil para el matador de toros Juan José Padilla. El 7 de octubre, en la plaza de Zaragoza, resultó cogido sufriendo lesiones gravísimas. Tras el percance y el milagro de sostenerse en pie hasta que las asistencias lo llevaron a la enfermería, los que le conocen sabían que había vuelto a nacer, pero también que iba a salir adelante.

Y en ello está infatigable. Aquella misma noche, más allá del conmocionado mundo del toro, desde Jerez hasta Lima o Los Ángeles surgieron en las redes sociales mensajes de ánimo, un movimiento espontáneo que se aglutinó bajo el lema "¡Fuerza Padilla!".

Termina ese año durísimo para el torero y quiere lanzar un mensaje positivo para todos ante el año que comienza: "El sufrimiento es parte de la gloria y esta gloria quiero compartirla con Jerez". Ahora es Padilla el que dice ¡Fuerza para todos! desde el calor de su Jerez natal.

"Ahora sobre todo quiero estar muy centrado en la recuperación, trabajando mucho en la rehabilitación diaria en La Fraternidad de Jerez y por las tardes con ejercicio físico". Tal vez el torero y sus allegados que lo ven día a día no noten tanto la mejoría como los que no le vemos frecuentemente, se nota el avance espectacular: "La verdad es que sí y estoy también recuperando peso. Por las tardes me preparo físicamente". El torero tiene en casa su espacio para ello con todos los elementos gimnásticos necesario.

Cuerpo y espíritu, porque la Navidad ilumina la casa casi tanto como los dos niños, Paloma y Martín. La mujer del torero, Lydia Cabello cada año dispone el ambiente navideño y los Padilla han contado con la presencia de la familia. Lydia nos dice que ha sido una gran Navidad, con la casa llena de gente y además han contado con la visita y el apoyo de Finito de Córdoba y su familia: "los niños lo han pasado fenomenal y nosotros con mi compadre y Arancha", dice Padilla que a la amistad y parentesco de pila con el espada cordobés une todavía más cosas: "hablamos en torero".

Todo el que se juega la vida valora cada minuto y Juan José tiene la casa llena de recuerdos y su despacho y la cabaña donde se reúne con los amigos está cuajada de fotos de grandes momentos vividos: "en la cabaña no hay fotos vestidos de luces" ríe Padilla que revive y saborea cada instante inmortalizado cuando nos cuenta la pequeña y feliz historia de cada foto.

Positivo al máximo, luchando y haciendo esta excepción en la severa disciplina diaria que mantiene para superar las secuelas de sus lesiones: "Estoy muy agradecido a todo Jerez, toda la afición, al mundo del toro y a todos los que continuamente me están apoyando e interesándose por mí desde las redes sociales y todas partes".

Y Padilla volvió a ponerse delante de un animal el pasado viernes en Fuenteymbro. "Estoy feliz. Gocé mucho delante de las becerras. Las primeros momentos quizás estuve un poco cohibido pero me fui soltando y disfruté mucho. Fueron una sensaciones muy especiales. Tengo la sensación de que veo por los dos ojos y le doy gracias a Dios", declaró al portal taurino Aplausos.

La lucha y el esfuerzo sigue, la de Padilla y la de cada uno de nosotros: "Para todos un feliz 2012". Igualmente: ¡Fuerza maestro!.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios