Juan José Padilla corta la única oreja en el festejo de Albacete

  • El sevillano Antonio Barrera da una vuelta al ruedo y el colombiano Luis Bolívar se marcha de vacío · Corrida de Cebada Gago, bien presentada y de juego desigual

GANADERÍA: Toros de Cebada Gago, bien presentados y de juego desigual. Los mejores, segundo, tercero y cuarto, aplaudidos en el arrastre. TOREROS: Juan José Padilla, bajonazo (bronca). En el cuarto, pinchazo y estocada (oreja). Antonio Barrera, estocada y descabello (vuelta al ruedo). En el quinto, estocada (ovación). Luis Bolívar, pinchazo y media (palmas tras leve petición). En el sexto, tres pinchazos y estocada desprendida (silencio). Incidencias: Plaza de toros de Albacete. Casi media entrada en tarde calurosa.

Juan José Padilla cortó la única oreja de la corrida celebrada en Albacete, en la que hubo toros muy notables y con mucho interés, una función fuera de abono que sirve como antesala a la feria taurina de la ciudad que dará comienzo el próximo jueves.

Antonio Barrera no acabó del aprovechar a su buen primero, toro con tanta nobleza como clase, con el que no se acopló debidamente.

Hubo momentos de cierta enjundia, sobre todo en el toreo al natural, pero a la faena, muy intermitente, le faltó sosiego y más quietud de plantas por parte del torero, que, sin embargo, caló en los tendidos, y aunque falló a espadas, dio una vuelta al ruedo.

Con el complicado quinto, muy corto de viaje y volviéndose en un palmo, estuvo bastante mejor Barrera, que tragó lo suyo para conseguir muletazos de buen corte. Mató bien y fue ovacionado.

Luis Bolívar se quedó a medias en su primera faena. El toro de Cebada, enclasado y con buen son, sin embargo, le faltó final, ya que acabaría rajándose. Antes, el colombiano estuvo firme y seguro en el toreo a derechas en el prólogo, pero al trasteo, como al toro, le faltó un tramo más para llegar a trascender a los tendidos. El sexto manseó de salida, y apenas dio opciones a Bolívar, que pese a intentarlo de todas las maneras posibles no llevó a resolver nada.

El diestro jerezano Juan José Padilla tuvo en primer lugar el único toro inviable del envío, manso y con muy malas ideas, tirando gañafones a diestro y siniestro, buscando las hombreras del torero. En banderillas le puso en serios aprietos. Y en la muleta Padilla sólo pudo, tras un macheteo por la cara, ir directamente a por la espada.

El cuarto fue el mejor toro de la corrida, por bravura, clase y movilidad. Padilla estuvo entonado con él en una faena de arrebato en la que hubo muletazos de muy buen corte por los dos pitones, pero al trasteo le faltó mayor unidad para, en lugar de cortar la oreja, que finalmente paseó Padilla, haber conseguido un triunfo mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios