Luis Mariscal pasa de nuevo por el quirófano

  • Los cirujanos le harán una revisión de las heridas y le colocarán drenajes de mayor diámetro.

Comentarios 1

El banderillero Luis Mariscal, que resultó herido de extrema gravedad el pasado domingo en Sevilla, ha pasado este martes de nuevo por el quirófano de la clínica del Sagrado Corazón para hacer una profunda revisión de las heridas y colocarle drenajes de mayor diámetro.

Según han explicado  algunos familiares, el lidiador ha pasado una mala noche e incluso ha vomitado varias veces.

Luis Mariscal, que empeoró ligeramente en la mañana del lunes, tuvo que ser sometido a nuevas transfusiones de sangre que le hicieron experimentar una leve mejoría.

Según estas mismas fuentes, el problema está en la circulación de retorno de la pierna, ya que la vuelta de la sangre tiene dificultades y es necesario limpiar la herida para evitar infecciones.

Mariscal resultó cogido por el quinto toro de la tradicional corrida de la Virgen de los Reyes cuando trataba de colocarle un par de banderillas.

El banderillero quedó colgado del pitón por el muslo izquierdo en unos segundos angustiosos antes de ser trasladado a la enfermería de la plaza de toros, en la que fue sometido a una larga operación  de casi cinco horas.

La extensa cornada, de cinco trayectorias distintas, le había causado graves destrozos musculares y vasculares y un cuadro de 'shock'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios