Rubén Pinar cae de pie en su debut en la Maestranza de SevillaOctavio Chacón corta dos orejas y rabo en Canencia de la Sierra

  • Escándalo en los tendidos porque la presidencia solamente sacó un pañueloEn la localidad madrileña también sale a hombros el mayoral de Corbacho Grande

El diestro albaceteño Rubén Pinar cayó de pie en su debut ayer como matador en la Maestranza después de cuajar una variada y fresca faena al tercero de la tarde que la presidencia sólo premió con una oreja en medio de un gran escándalo.

Con el sexto, volvió a dejar una gratísima impresión. Bolívar, por su parte, no tuvo opciones con su lote. Cortés dejó algunos chispazos de calidad con el segundo y no tuvo material con el quinto.

Se lidiaron seis toros de San Miguel, desigualmente presentados. El primero resultó inválido; noble, con clase y manso el segundo; el tercero tuvo mucha calidad y el cuarto resultó andarín y rajado. El quinto presentó demasiadas dificultades y el sexto fue soso y noblón.

Luis Bolívar, silencio y silencio. Salvador Cortés, silencio y silencio. Rubén Pinar, oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo; en el sexto, gran ovación.

La plaza registró un cuarto de entrada en tarde espléndida.

El matador de toros de Prado del rey Octavio Chacón sigue sin desaprovechar las oportunidades que le surgen y el pasado domingo salió a hombros de la plaza de toros de la localidad madrileña de Canencia de la Sierra, donde compartió el triunfo con Paco Ureña y la ganandería de Corbacho Grande, ya que la corrida ofreció buen juego salvo el complicado primero de la suelta.

Con tres cuartos de plaza en la localidad madrileña, se lidiaron toros de Corbacho Grande, el tercero fue premiado con la vuelta al ruedo. Octavio Chacón, silencio y dos orejas y rabo. Paco Ureña, dos orejas y dos orejas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios