La Maestranza presenta el cartel de sus novilladas nocturnas

Nueve aspirantes a toreros se disputarán el vestido de torear, el capote de paseo y el capote de brega que regala la Real Maestranza de Sevilla al triunfador y los finalistas de los tres festejos clasificatorios y la final que ocuparán las noches de los cuatro últimos jueves de julio.

Este ciclo alcanza este año su XXX edición y comenzará el día 9 con la lidia de seis erales de La Quinta por Juan Aguilera, de la Escuela Taurina de Sevilla-Amate; Javier Orozco, de la Escuela Taurina de Ronda; y Juan Silva Juanito del Patronato Municipal de Tauromaquia de Badajoz. El jueves 16 se lidiarán erales de Villamarta por los aspirantes Emilio Silvera (Escuela de Tauromaquia de Sevilla); Carlos Llandrés (de Sevilla) y Fran Ferrer (Escuela Taurina de Murcia). El tercer festejo clasificatorio se celebrará el jueves 23 con reses de Cayetano Muñoz que lidiarán David Martín (de Castiblanco de los arroyos); Fernando Plaza (de Aranjuez) y Juan Pedro García Calerito (de Aznalcóllar).

La gran final se celebrará en la noche del jueves 30 con los tres clasificados según el juicio del jurado formado por los asesores artísticos de la presidencia de los festejos. Los novillos pertenecerán al hierro de González Sánchez-Dalp.

El empresario de la Maestranza Ramón Valencia descartó la celebración de otros espectáculos menores en lo que resta de temporada y recordó que aún quedaba por cerrar el cartel de la primera tarde de la Feria de San Miguel. Por otro lado, Valencia, quien compartía hasta hace unas semanas la gerencia de la empresa Pagés, concesionaria de La Maestranza, con su cuñado Eduardo Canorea, aseguró ayer que esta firma "sigue siendo una empresa familiar". "Aquí no hay nadie que no sea de la familia. A la muerte de mi suegro tomamos las riendas Eduardo y yo. Los dos somos familia y Eduardo, por una situación personal, ha decidido retirarse y jubilarse. Esa posición la sigue ocupando la familia".

El empresario salió así al paso de rumores que vincularían a los Pagés con otras empresas para regir La Maestranza y afirmó: "No hay otro movimiento raro y extraño". Valencia aseguró que la cara visible de la empresa ahora era él mismo y recalcó que la salida de Canorea es total: "Dijo que se marchaba y se ha marchado al cien por cien. Todo lo demás son inventos".

Valencia, que desvinculó la salida de Canorea de cualquier acuerdo futuro con los toreros que vienen negándose a torear en Sevilla en las dos últimas temporadas, desveló un encuentro fortuito con Morante de la Puebla en la puerta de las oficinas de Pagés, en la que el empresario se ofreció a llamarle tras una breve conversación "amable y educada". "Sí, por favor. Esto tenemos que arreglarlo y tenemos que poner un poquito de nuestra parte" fue la respuesta del torero, que rechazó la oferta de seis tardes que le ofreció Pagés este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios