Manzanares y Pinar salen a hombros y buena faena de Morante de la Puebla

GANADERÍA: Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados, nobles y encastados. TOREROS: José Antonio 'Morante de la Puebla', pitos y oreja tras aviso. José María Manzanares, oreja y oreja. Rubén Pinar, oreja y oreja. Incidencias: Plaza de toros de Cuenca. Lleno en tarde muy calurosa.

Manzanares estuvo muy bien con su primero, al que instrumentó una faena de mucho temple y suavidad sobre todo por el lado derecho, llevando largo al toro, con limpieza, y cierto arrebato. La estocada, un punto caída, no fue óbice para pasear la oreja. El quinto fue el más complicado de todos por su falta de fuerzas, pero aún así Manzanares supo sacarle partido cuidándolo mucho a media altura, aunque también con firmeza y especial regusto en la interpretación. Faena inteligente del alicantino, que tras una buena estocada le valió otra oreja.

Pinar, que sustituía a Cayetano, tuvo en primer lugar uno de los toros más claros. Faena limpia, técnica y muy mecánica, muy jaleada por la gente. A pesar del pinchazo previo a la estocada final cortó un trofeo. Con el sexto si que estuvo francamente bien Pinar, técnicamente perfecto, "pulseando" muy bien las embestidas del cuvillo, que acabó domeñado por completo por el torero, que lo toreó a placer por los dos pitones. Pinchó hasta en tres ocasiones antes de la estocada definitiva, y aún así arrancó otro apéndice más.

Morante no quiso ni ver a su primero, al que tras un leve macheteo por la cara en el prólogo de la faena, optó por pasaportarle sin más, entre una sonora pitada de los tendidos.

Con el cuarto se lo trabajó más Morante. El toro, encastadito, se quedaba también un puntito corto, pero el de La Puebla se encontró a gusto desde el primer momento consiguiendo muletazos sobre ambos pitones de trazo firme y sentido. Faena también de valor y mucho gusto en los remates entre series. Mató bien y paseó un apéndice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios