Paco Ureña abre la Puerta Grande con un buen lote de José Escolar

séptima corrida de la feria del toro de pamplona Ganadería: Corrida de José Escolar, seria y de astifinas defensas. De comportamiento desigual, destacaron el tercero y especialmente el sexto. Quinto y sexto, cinqueños. TOREROS: Francisco Marco, de azul y oro. Estocada y cuatro descabellos (silencio). Casi entera (silencio). Paulita, de blanco y oro. Pinchazo y casi entera (silencio). Media y pinchazo (pitos). Paco Ureña, de verde y oro, que se presentaba en esta plaza. Estocada (oreja). Estocada (oreja). INCIDENCIAS: Plaza de toros de Pamplona. Sábado 11 de julio de 2015. Lleno. Paco Ureña salió a hombros.

La corrida de José Escolar, quien debutaba en Pamplona, de astifinas defensas, dio un juego desigual. De la terna, salió como triunfador Paco Ureña, solvente y seguro, quien se presentaba en el coso de la capital navarra y tuvo en suerte el mejor lote.

Al tercero, Señorón II, que acometió con cierto recorrido, lo lanceó bien a la verónica el diestro. El astado derribó al picador Vicente González, que quedó al descubierto con gran peligro. Ureña se entregó en una faena desigual en la que logró las mejores cotas en una serie diestra. Se tiró de verdad para matar de un estoconazo y fue premiado con una oreja.

El sexto, Costurero, cinqueño, cárdeno, imponente y con cuajo, excesivamente corniabierto, fue el de mejor juego. Acometió con recorrido y nobleza tras picarlo bien Pedro Iturralde. Paco Ureña le dio buen trato hasta el punto de que dominó y alargó las embestidas gracias al temple. El murciano toreó nuevamente bien a la verónica. En la faena, con seguridad y bien estructurada, consiguió muletazos estimables por ambos pitones,especialmente con la diestra; tras un comienzo muy torero con la pierna flexionada. Epílogo por manoletinas y estocada que puso la rúbrica para otro trofeo y el pasaporte para la Puerta Grande.

Francisco Marco cumplió con un lote complicado. El primero se lesionó tras estrellarse contra un burladero y fue sustituido por otro astado del mismo hierro, serio y que se quedaba corto. Marco, que brindó a Sergio Sánchez, realizó una labor digna. El cuarto, Curioso, el astado que retornó por su cuenta hacia los corrales en el encierro matinal, tenía una cama de matrimonio por cuna ¡88 centímetros de pitón a pitón! El animalito buscó en cada muletazo a Marco, que abrevió tras intentar lucirse. Mató bien.

Paulita anduvo desconfiado ante su lote. Señorón I, el toro que propinó varias cornadas en el encierro, resultó también muy peligroso en el ruedo. Toro bajo, que se dejó pegar en varas y cortó en banderillas, miraba y medía a Paulita en cada movimiento. Un Paulita que se vio desbordado por su oponente. Con el quinto, un cinqueño feísimo, montado y corniveleto, tampoco se confió lo más mínimo Paulita, quien recibió una pitada del público.

En resumen, meritoria actuación de Paco Ureña en su debut en Pamplona, donde vivió las mieles del triunfo a lo grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios