Palomo Linares y Álvarez del Manzano abordan toros y política

  • El torero arremete contra el oligopolio empresarial y la falta de compromiso de las figuras actuales

Comentarios 1

El diestro Sebastián Palomo Linares (Linares, 1947), torero de raza y máxima figura en los 60 y 70 del siglo pasado, que junto a Manuel Benítez El Cordobés realizó la campaña Los guerrilleros en 1969 y cortó un rabo al toro Cigarrón en Las Ventas en 1972, mantuvo un mano a mano con el político José María Álvarez del Manzano (Sevilla, 1937), ex alcalde de Madrid, en el que ambos analizaron la vinculación entre el mundo del toro y la política, en un nuevo mano a mano presentado por José Enrique Moreno dentro de los coloquios de Cajasol.

Palomo Linares, a quien le pondrán en breve un azulejo conmemorativo en la plaza de Madrid al cumplirse 45 años de su confirmación de alternativa -19 de mayo de 1970, de manos de Curro Romero- nos saludaba diciendo que era su "primer mano a mano sin tensión" y ya en el coloquio explicaba que la Fiesta "no es de derechas ni de izquierdas. Es algo que está enraizado en el pueblo español y más importante que cualquier idea política". En este sentido, añadió que La Fiesta es democrática, coincidiendo con Álvarez del Manzano, quien expresó que en este espectáculo el público vota directamente -por ejemplo, solicitando los trofeos-.

Por su parte, Álvarez del Manzano refería que los Toros "no deben tener color político. Aunque desgraciadamente hay una parte de España, Cataluña, en la que se han politizado, haciendo daño a la afición" y añadió que, en cuanto a los toreros, "los hay de distinto signo". Otros de los temas que trataron fueron los del público y la expresión artística. El torero se mostró optimista en cuanto a la asistencia a las plazas de la actual juventud: "En el siglo pasado, en los tendidos había catorce jóvenes y hoy hay cuatrocientos". Y el político refirió la importancia de la tauromaquia, que han defendido "los grandes intelectuales".

Si se torea como se es, como decía Belmonte, el encastado Palomo Linares, quien siempre derrochó arrojo en el ruedo, arremetió contra los males del oligopolio empresarial hasta el punto de decir: "Lo de los guerrilleros -con El Cordobés- fue ir contra el monopolio", algo que afirmó que perjudica claramente a la afición, como también dijo que es insólito que "cinco toreros se unan contra una empresa" -en alusión a los diestros que conformaron el G-5 (Morante, Manzanares, El Juli, Talavante y Perera) contra la empresa Pagés, que regenta la plaza de Sevilla. Según el maestro de Linares, cada torero debe contratarse por separado y sin ampararse en los oligopolios y apuntó al recién nacido FIT (Casas, Cutiño y Ballieres). Y como ejemplo, puso su actuación de 13 toros en la plaza de Vistalegre, "al no arreglarme con Livinio -Livinio Stuyck, creador de la Feria de San Isidro- en Las Ventas... Hoy, eso no podría hacerse porque sólo hay un torero con ese tirón -José Tomás- y no quiere torear".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios