Presentada la secuela del 'Plaza Real' de Martínez Alfonso

  • José María Millán y Pepe Galán editan la historia del último medio siglo de la plaza de El Puerto

La segunda parte de la magistral obra Plaza Real de Manuel Martínez Alfonso, de la minerva de Pepe Galán y José María Millán, fue presentado en la noche del viernes en la propia plaza de toros ante numeroso público.

Los autores, un aficionado del Club Taurino "El Rabo" y el carpintero de la plaza, han empleado cuatro temporadas para culminar un trabajo que se extiende a los últimos 50 años del coso, ya que como secuela de aquel extraordinario volumen del profesor Martínez Alfonso, continúan el relato cronológico del coso y sus aconteceres desde que puso el punto final el autor de otra cumbre literaria local: ""El Puerto de Santa María en la Literatura Española" .

Y decimos secuela porque los autores, con desparpajo y reconociendo la importancia del antecedente, rinden tributo a Plaza Real y a su autor -porque no se escribió solo- de continuo, y el término secuela tiene breve definición académica: consecuencia o resulta de algo.

Así rinden tributo Millán y Galán desde el tamaño, el diseño a dos columnas, casi el mismo epigrafiado y hasta las capitulares, aunque la tipografía es otra.

Esta vez Emilio Trigo hace el papel del Conde de Colombí prologando el libro y J. Sánchez el de Juan Lara con las espléndidas ilustraciones. Se añade un epílogo de Santi Ortiz, a quien también correspondió oficiar de ministro en el bautizo literario, con el padrinazgo de Rafael Gómez Ojeda y el concejal de plaza de toros Ángel Quintana.

Un libro con mucho trabajo y rigor. Lamentablemente en la bibliografía taurina estamos acostumbrados y toleramos mucha chapuza, mucho trabajo indocumentado, de cortar y copiar y sin la mínima cortesía de citar autores o fotógrafos. Galán y Millán, como buenos espadas, han sabido elegir la cuadrilla y el concurso de nombres de primera fila en estos menesteres, como Pepe Buhigas o el propio Santi Ortiz.

El aficionado lector dirá si segundas partes fueron buenas o no, si a mí me lo preguntan el sí es más que rotundo, aunque echo de menos alguna referencia más a la Escuela de Tauromaquia de la Diputación de Cádiz en la biografía de muchos de los toreros de estos años y en la historia y uso de los bodegones. Tampoco comparto lo que se dice del monumento a Paquirri pero es la opinión subjetiva de quien fue secretario de la escuela y de la comisión del monumento.

Por lo demás el libro es puro altruismo y el precio irrisorio. Esto no lo han escrito Millán y Galán para ganar dinero y nada me agradaría más que recuperaran la inversión de la autoedición de un libro que se hace imprescindible para el aficionado local, para el bibliófilo taurino y para quien posea "Plaza Real ¡Toros en el Puerto!" para tener un serio segundo tomo. Eso sí, no olviden que el verso de Aquilino Luque y el título de Martínez Alfonso no es conmutativo y destierren ese horrísono "real plaza", eso suena bien para el Betis y el náutico.

En la presentación, en la que el agua bendita se embotellaba con la etiqueta del libro ilustrada por Sánchez, se comentaba que dentro de otro golpe de años, otros dos buenos aficionados se atreverán con una tercera parte, ojalá sea así y con el mimo y empeño de esta . Enhorabuena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios