Rafaelillo acaricia el triunfo, pero falla con los aceros

  • El torero murciano da la única vuelta en el último festejo de la feria bilbaína · El Fundi y Morenito son ovacionados · Juego variado de la corrida de Escolar

GANADERÍA: Toros de José Escolar, correctos de presentación y de juego variado. Los mejores, el primero en nobleza, aunque no humilló y el tercero, con un buen pitón derecho; el peor, el segundo, un toro que reponía y acabó orientándose. José Pedro Prados El Fundi, de nazareno y oro. Bajonazo (saludos). En el cuarto, estocada (palmas). Rafael Rubio Rafaelillo, de azul y oro. Pinchazo, bajonazo y ocho descabellos (silencio tras aviso). En el quinto, pinchazo, estocada casi entera y un descabello (vuelta al ruedo). Jesús Martínez Morenito de Aranda, que se presentaba en esta plaza, de rosa y oro. Estocada (saludos). En el sexto, media (saludos). Incidencias: Plaza de toros de Vista Alegre de Bilbao. Media entrada.

José Escolar es una ganadería cuyos toros tienen sangre de Victorino y que se ha ganado fama de peligrosa y dura. Pero afortunadamente la sangre no llegó al río, como sucedió el día anterior con el áspero encierro de El Puerto de San Lorenzo. En esta última de feria los astados de Escolar no llegaron a asustar. Es más, la mayoría de los toros lidiados ayer en Vista Alegre, correctamente presentados, fueron manejables, aunque a todos ellos les faltó clase. El festejo no pasó de entretenido y lo más llamativo fue una cogida feísima del segundo toro a Rafaelillo, que fue quien más se acercó al triunfo y a los trofeos, que no consiguió al fallar con los aceros.

Rafaelillo dio una buena dimensión y hubiera conseguido premio de acertar con la espada. Estuvo a la altura de las circunstancias ante su primero, un toro que reponía y que se fue orientando en un trasteo en el que el murciano fue cogido de manera fea, sufriendo un varetazo en un glúteo. Tuvo que cambiar la taleguilla, destrozada, por un vaquero para torear al quinto, al que recibió con dos largas cambiadas de rodillas. El toro tardo, resultó manejable. Y Rafaelillo, en una faena que brindó al futbolista Fernando Llorente, consiguió buenos pases por ambas manos. El público estaba muy entregado. Pero, tras un pinchazo, una estocada y un descabello, el respetable se enfrió y apenas afloraron pañuelos pidiendo el trofeo. Todo quedó en una vuelta al ruedo.

Abrió terna El Fundi, quien cumplió con oficio con el mejor lote. Con el noble primero, que no humilló, se estiró bien a la verónica. La faena, larga, pero de escasa emoción, no llegó a calar en los tendidos. Con el incierto cuarto cumplió.

Morenito de Aranda, voluntarioso, con algunos destellos de calidad, no redondeó ante el tercero, un astado con un buen pitón izquierdo. Lo mejor, unos lances a la verónica y el toreo en redondo. La faena, con muletazos con temple por ambos pitones, no llegó a entusiasmar a la parroquia. Y con el inválido y manejable sexto, sin calidad alguna, se esforzó en un trasteo correcto.

La terna fue despedida con palmas en un festejo que no pasó de entretenido y que cerró una Feria de Bilbao bastante pobre y sangrienta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios