Ramón Vila: "Entró en coma total, sin sangre, estaba muerto"

  • El médico de la Maestranza analiza la gravedad de la cogida.

Comentarios 1

El doctor Ramón Vila, cirujano jefe de la enfermería de la plaza de la Maestranza, ha señalado que el banderillero Jesús Márquez "entró perdiendo la vida a chorros" en la enfermería del coso sevillano, donde ayer fue herido de gravedad en una novillada. 

"Los tres o cuatro primeros minutos fueron dramáticos; entró prácticamente chocado, casi sin vida", según el cirujano que ha explicado: "el anestesista pudo intubarlo y sacarlo para delante pero estuvimos luchando a ver si salía; era sangre venosa y tuvimos muchas dificultades para encontrarle un vía con la chaquetilla puesta", ha recordado el cirujano. 

Jesús Márquez fue empitonado durante el tercio de banderillas en la lidia del quinto novillo de tarde y sufrió una cornada que le causó una abundante hemorragia, de la que tuvo que ser operado en la enfermería de la plaza hasta últimas horas de la noche y necesitó un injerto en la femoral y numerosas transfusiones de sangre. 

El subalterno se recupera ahora en la UCI de la clínica sevillana del Sagrado Corazón, muy cerca del banderillero Luis Mariscal que también resultó herido muy grave el pasado 15 de septiembre en el coso sevillano. 

Según el doctor Vila, su recuperación ya sigue ahora los cauces normales e incluso no se descarta pasarlo planta "a última hora de hoy o mañana por la mañana". 

En su visita matutina, Vila lo ha encontrado "bien, remontando positivamente, consciente y hablando" y ha señalado que "el riego de la pierna es correcto y las heridas han drenado lo habitual en estos casos; su evolución es la normal después de recibir tantas transfusiones". 

En cuanto a plazos de recuperación, Vila ha señalado que "tiene para tres o cuatro meses seguro" y ha añadido que sin la lesión vascular la cornada no habría tenido importancia y, de hecho, los destrozos musculares son mínimos. 

Vila ha comparado esta grave cornada con la sufrida por el novillero Curro Sierra, también de un novillo de Gabriel Rojas, hace cinco años. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios