Y en Ronda no faltó el desfile

  • La incondicional duquesa de Alba aportó la presencia más destacada en un ambiente en el que se acusó la escasa presencia de políticos

Comentarios 5

La goyesca de Ronda volvió a ser un punto de encuentro para famosos y políticos, aunque estos últimos han mermado su presencia en la presente edición. Únicamente el Partido Socialista realizó desembarco con la visita del consejero de Turismo, Luciano Alonso, que estuvo acompañado por el secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, la candidata a la Alcaldía de Málaga, María Gámez, y diversos cargos socialistas, a los que recibió el alcalde de la ciudad, Antonio María Marín Lara. Precisamente, la primera imagen curiosa de la jornada la protagonizaron los socialistas, que se dejaron tomar una foto de familia donde se encontraban todas las familias rondeñas. Algunas fuentes apuntan a que había orden de dar imagen de unidad en un día tan señalado, especialmente tras las informaciones aparecidas en las últimas semanas sobre una crisis interna en Ronda.

A partir de ese momento, las caras conocidas de la vida social tomaron el relevo del protagonismo, y comenzaron las carreras entre los reporteros gráficos para tratar de captar una instantánea. Fue la duquesa de Alba la que mayor expectación provocó, con una auténtica avalancha de periodistas y público a las puertas del restaurante donde almorzó. Tal fue la aglomeración, que tuvo problemas para poder llegar hasta su coche y necesitó de la ayuda de los camareros, que tuvieron que hacer de forma improvisada de miembros de seguridad.

Pero la duquesa no fue la única cara conocida, ya que también las hubo del ámbito de la comunicación, la política y la sociedad que se dejaban ver también por los alrededores del coso rondeño: la televisiva Carmen Lomana, los periodistas José María García, Carlos Herrera, y Antonio García Barbeito, el escritor Fernando Sánchez Dragó, Patricia Rato, el diseñador José Victor Rodríguez, Victorio, de la firma Victorio & Lucchino, Julián Contreras, hermano de Francisco Rivera o el político Miguel Arias Cañete son algunos de los populares personajes que asistieron al festejo.

A pocos minutos del comienzo de la corrida, los vendedores de la reventa todavía buscaban clientes para sus localidades. Y es que estas entradas alcanzan cada año unos precios desorbitados, llegando incluso a los 800 euros por un asiento de sombra en celebraciones anteriores.

Mientras tanto, la llegada de los toreros y las damas goyescas a la plaza fue uno de los momentos más esperados por el público, que se agolpó en los alrededores de la plaza para poder ver a los diestros desde pocos metros.

Finalmente las dudas se resolvieron, y aunque se ha notado un menor ambiente en la goyesca, sí que ha estado a la altura en cuanto a caras conocidas, que nuevamente han sido las más buscadas durante toda la jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios