Ruiz Miguel tendrá un azulejo en Las Ventas por sus grandes triunfos

  • El diestro afincado en Algeciras recibirá un homenaje en San Isidro por sus diez puertas grandes y también será reconocido por los treinta años de la Corrida del Siglo

El matador de toros Francisco Ruiz Miguel recibirá en la próxima Feria de San Isidro un homenaje por su brillante carrera y donde se descubrirá un azulejo para reconocer a uno de los toreros más queridos por afición venteña. El Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid reconocerá la trayectoria del diestro de La Isla con un azulejo que será colocado en los pasillos de la primera plaza del mundo.

El diestro afincado en Algeciras ha salido diez veces por la puerta grande del coso madrileño, triunfos en los que ha demostrado siempre su entrega, oficio, firmeza y poder ante corridas duras y con presencia. De esta manera, Ruiz Miguel tendrá su lugar junto a otras figuras como Marcial Lalanda, Diego Puerta, Paco Camino, Antoñete, Antonio Bienvenida o Andrés Vázquez, entre otros.

Ese mismo día Ruiz Miguel recibirá otro reconocimiento ya que también se colocará otro azulejo para conmemorar el 30 aniversario de la llamada Corrida del Siglo, celebrada el uno de junio de 1982. Un festejo triunfal en el cual los tres actuantes, Ruiz Miguel, Luís Francisco Esplá y José Luís Palomar, junto al ganadero Victorino Martín y su mayoral salieron a hombros. Una de las corridas más importantes de la historia moderna del toreo y de las que hizo afición.

Tras treinta años los tres matadores tienen vidas diferentes, Ruiz Miguel continúa activo y con la mente puesta en batir el récord de Machaquito en Pamplona con 41 tardes y dará la alternativa a Galván en Sanlúcar. Esplá se retiró hace dos años con una nueva puerta grande en Las Ventas y Palomar disfruta del retiro del guerrero tras.

Una tarde donde hubo emoción desde el primer toro, un festejo que caló en el corazón de los aficionados, un entusiasmo que se desbordó por todos los tendidos.

Aquella tarde fue el ejemplo de los que es la Fiesta, , emoción, belleza, casta, seriedad, vibración. Un compendio de valores que supieron plasmar los toreros con la ayuda de los toros de Victorino.

Ruiz Miguel, Esplá y José Luis Palomar mostraron la pureza de un espectáculo en todos los tercios y pusieron las bases para una nueva era en el toreo basada en la integridad del toro, su casta y poder. Y un encuentro con el público como otro gran eje fundamental en aquella época en un momento de transición de afición.

Y treinta años después todavía se habla de la trascendencia de aquella tarde madrileña de primavera, donde la Fiesta se renovó gracias a un espectáculo maravilloso y emocionante donde tres toreros y ganadero caminaron hacia la gloria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios