Solitaria oreja para el sevillano Antonio Barrera, en tarde plomiza

  • José Ignacio Uceda Leal da una vuelta al ruedo e Iván Fandiño es silenciado · Corrida deslucida de El Sierro, con remiendos de Yerbabuena y Camacho

GANADERÍA: Cuatro toros de El Sierro, bien presentados, flojos y deslucidos, uno -el tercero- de Yerbabuena, brondo; y un sobrero de Mari Carmen Camacho, que hizo cuarto, en la línea de los titulares. TOREROS: José Ignacio Uceda Leal, estocada (vuelta al ruedo). En el caurto, estocada (silencio). Antonio Barrera, pinchazo y estocada desprendida (silencio). En el quinto, estocada (oreja). Iván Fandiño, pinchazo, otro hondo y descabello (silencio). En el sexto, cinco pinchazos y descabello (silencio). Incidencias: Plaza de toros Monumental de Barcelona. Un cuarto de entrada en tarde calurosa.

El diestro sevillano Antonio Barrera cortó la única oreja del festejo que tuvo lugar en Barcelona, un espectáculo de lo más plomizo y aburrido; principalmente por el deslucido juego de los toros.

Barcelona volvió a su normalidad taurina. Después de dos semanas complicadas por la prohibición de los toros en la región, de nuevo se volvió al cuarto de plaza habitual, a un cartel de tres toreros de la zona media del escalafón, y, sobre todo, a una pésima corrida en cuanto a ganado se refiere.

Uceda Leal volvía a Barcelona después de cinco años de ausencia. Y sólo pudo brillar en el que abrió plaza, un toro en el límite de las fuerzas pero con el que estuvo muy centrado para pegarle pases de buen trazo por los dos pitones.

Faena interesante, sin embargo, sin ningún eco en los tendidos, por lo que a pesar de la gran estocada final, no hubo petición de oreja.

Con el sobrero de Camacho, que hizo cuarto, ya no fue igual. Toro bronco y muy deslucido al que Uceda robó algún muletazo suelto, pero sin llegar a redondear nada principalmente por la nula colaboración del astado.

Antonio Barrera sólo pudo lucirse en su primero en el recibo a la verónica, pues en el último tercio el toro se negó en redondo y el sevillano apenas pasó de las probaturas y de los pases aislados.

En el quinto Barrera llevó a cabo una faena bullidora y un punto acelerada, pero que llegó mucho a los tendidos, por lo que tras matar a la primera paseó el único trofeo del festejo.

Fandiño no tuvo suerte en su debut en Barcelona. Con su primero firmó una faena con algunos momentos de interés en el toreo a derechas, pero no alcanzó mayores cotas por culpa del deslucido comportamiento del animal. Y con el sexto, un toro grandón y muy basto, no pudo hacer prácticamente nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios