El banderillero Luis Mariscal ya camina con la ayuda de un andador

  • El torero evoluciona bien tras la gravísima cornada sufrida en Sevilla el 15 de agosto

El banderillero Luis Mariscal evoluciona lenta, pero favorablemente, de la gravísima cornada que sufrió el pasado 15 de agosto en la Maestranza, donde un toro le infirió una cornada en el muslo izquierdo, que le causó numerosas heridas, entre ellas rotura de la femoral y la safena y grandes destrozos musculares. El torero, ingresado en la clínica Sagrado Corazón, ha comenzado ya a caminar, ayudado de un andador. Mariscal explica: "Puedo moverme, aunque únicamente apoyo el pie derecho. El otro lo arrastro".

El banderillero, que se encuentra "bien de ánimo" y que no se pone "plazos para torear ni para la salida de aquí", afirma que "la pierna está bien. Mañana -por hoy- me harán pruebas. Tengo una sensación extraña. Siento dolores en el pie y cuando lo toco no noto nada. No puedo moverlo hacia arriba. Me dicen los médicos que puede que tenga un nervio pinchado. Y por eso me harán pruebas". En cuanto a las previsiones médicas, señala: "Tengo la cornada abierta y no me dan plazos ni de cuando saldré".

Por otro lado, los diestros Sergio Aguilar e Iván Fandiño, heridos graves en Bilbao, tienen previsto el alta y el banderillero Mario Romero, también herido en el coso de Vista Alegre, ha pasado a planta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios