"Soy consciente de que me la juego con dos ganaderías muy duras"

  • El diestro de Mairena afirma que el resultado de su paso por la Feria de Abril, en la que toreará los días 26 y 28, "será decisivo para el resto de la temporada"

El diestro Salvador Cortés (Mairena del Aljarafe, 1981) cerraba ayer una intensa preparación antes de afrontar sus dos compromisos en la próxima Feria de Abril, en la que actuará los días 26 y 28 de abril, con toros de dos de las ganaderías más duras y exigentes: Dolores Aguirre y Victorino Martín.

El torero sevillano, tras plegar capotes y muletas en la finca de Victorino, explica: "Ha sido una semana muy intensa, en la que he lidiado numerosas vacas. También he estoqueado varios toros. Los últimos días he tentado en las fincas de Dolores Aguirre, Los Azores, Javier Molina y Victorino. Estoy contento por la preparación con la que llego a Sevilla". Su primer y único contacto con el público antes de la feria abrileña lo tuvo el pasado 10 de abril en su pueblo, donde indultó al novillo Destinado, de Los Azores, en una actuación completa.

Salvador Cortés profundiza en sus dos compromisos sevillanos: "Soy consciente que me la juego con dos ganaderías muy duras, pero estoy muy feliz con las corridas de Dolores Aguirre y Victorino Martín. Yo pedí voluntariamente la de Dolores. Tengo fe en ella. La he visto en el campo. Es fuerte y pareja y está en el tipo de la casa. Será la tercera vez que lidie toros de esta ganadería. Las anteriores fueron en Pamplona y Sangüesa, donde me salieron algunos toros buenos. De Victorino, será la séptima. Es una corrida bonita, pero agresiva. También tengo buenos recuerdos con este hierro, entre ellos el triunfo que obtuve en Sevilla. En Zaragoza y Logroño se me escapó el éxito por la espada. Y en Málaga me dio un victorino una cornada".

Después de Sevilla, Cortés tiene otro hueso duro de roer. Será en San Isidro, con una ganadería también de las denominadas duras, Palha, de la que afirma: "No es un hierro fácil. En Sevilla corté dos orejas. Y también he toreado palhas en Azpeitia y Alés. La corrida de Madrid será fuerte y seria".

Según el torero de Mairena, "la temporada dependerá mucho de lo que consiga en la Maestranza y en Las Ventas. Cortando las orejas en estas plazas, podré entrar en ferias importantes. Mi meta es alcanzar las cuarenta corridas, aunque estará complicado; porque este año, con la crisis, descenderá el número de festejos en los pueblos".

En cualquier caso, se siente optimista: "Estoy feliz y me he preparado más a fondo. Me veo más cuajado, con mayor experiencia y estoy toreando más a gusto y más despacio". En poco más de una semana, nada menos que ante toros de Dolores Aguirre y Victorino Martín, Salvador Cortés tendrá, de nuevo, la palabra; esta vez, en el ruedo de la Maestranza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios