El festejo taurino del bicentenario se salda con el triunfo de la terna

  • San Fernando vive con entusiasmo una corrida de toros en la que se reencuentra con Ruiz Miguel, que comparte triunfo con Enrique Ponce y un arrollador Padilla

Comentarios 6

Tarde triunfal en San Fernando, en guisa goyesca, con ocasión de la conmemoración del bicentenario de la constitución de las Cortes Españolas, un festejo festivo y amable que tuvo un emotivo arranque.

Emotivo inicio porque el festejo comenzó con un minuto de silencio en memoria de Paquirri, rompiendo a continuación el desfile de cuadrillas con la banda tocando el himno de eso que llaman “este país” y no es otra cosa que España.  Luego la afición de San Fernando obligó a saludar a su torero, Ruiz Miguel, que compartió la ovación con el debutante Enrique Ponce y Juan José Padilla.

El clima generado era perfecto para una buena tarde de toros y también aportaron lo suyo los astados de Ana Romero, un encierro bien presentado y propicio para un espectáculo de estas características, donde nadie se jugaba la temporada ni mucho menos, y que era tarde para pasarlo bien.

Y la corrida santacolomeña puso más que su granito de arena para el triunfo porque pese a que a la mayoría de los toros le faltó fondo de raza para aguantar la pelea hasta el final, cierto es que se soltaron dos astados de muy buen juego: el noble cuarto y el quinto, el toro de la tarde, que llegó mucho al tendido isleño.

Ruiz Miguel abrió plaza brindando a sus compañeros de terna. Compuso una faena exclusivamente sobre la mano derecha, por el lado potable del toro, un burel al que tapó con el engaño y templó muy bien, tirando mucho de la embestida. El toro cuando se quedaba corto arreaba pero Ruiz Miguel resolvió  la papeleta con la franela, aunque no con la espada.

Con su segundo, noble y manejable, el maestro de San Fernando, toreó con aroma y naturalidad con la zurda, andando muy bien en la cara del toro. Ver a un torero añejo, en el sentido más asolerado de la palabra, impacta cuando liga con fragancia los muletazos  por los dos pitones, y eso fue lo que pasó: aroma de torero.

Ponce  pasó el quinario al matar a su primero, gazapón y rajado. Fue el borrón de una faena con la izquierda enseñando al toro y sobándolo hasta sacar muy buenos trazos al natural. Se desquitó con el quinto, toro con transmisión, bueno y acometedor aunque hizo cosas feas de salida, parado en el capote y haciéndole ascos inicialmente al caballo. Ponce lo pasó de muleta más que bien por ambos pitones pero el inicio por doblones y fin de la faena  con la muleta en la izquierda fueron de verdadera sensación.

Y Juan José Padilla, como siempre: entregadísimo. Nada que reprochar, todo lo contrario, a quien se desvive por agradar en todos los tercios como hizo en su primero: parando de una larga en el tercio, cuajando el quite, poniendo al público en pie  en banderillas y con una faena de muleta que tuvo el único altibajo del natural, por la sosería del rajado toro por ese pitón.  Con la espada, un cañón en los dos toros. Igual ante su segundo, que fue un toro deslucido, aunque Padilla puso tanto en la balanza que de nuevo logró el triunfo.

corrida del bicentenario de las cortes en la isla

TOROS. Seis de Ana Romero bien presentados y manejables, aunque –salvo el noble segundo y el ovacionado quinto– les faltó raza en el último tercio, siendo el más deslucido el sexto. TOREROS: Ruiz Miguel, de blanco y azabache, estocada corta baja, pinchazo, media, dos descabellos, pinchazo, media delantera y dos descabellos (Saludos tras aviso) y media baja y dos descabellos (Dos orejas y rabo). Enrique Ponce, nuevo en esta plaza, de caldera y oro, estocada tendida, pinchazo, otro hondo y descabello (Saludos) y media  y tres descabellos a pulso (Dos orejas y rabo).  Juan José Padilla, de blanco y azabache, estocada (Dos orejas y rabo) y estocada (Dos orejas y rabo).  Incidencias. Corrida goyesca. Presidió Jacinto Cano atendiendo las peticiones. Tres cuartos largos en tarde fresca.Festejo retransmitido para las televisiones autonómicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios