Los partidos dan la espalda a los prohibicionistas

Aunque la causa que defiende la prohibición de las corridas de toros puede contar con simpatizantes en las filas de Izquierda Unida, esta formación política tiene en estos momentos prioridades de mayor enjundia que el respaldo, en el Parlamento, a la iniciativa de la CIMA. Su coordinador general en Andalucía, Diego Valderas, no pudo ser más explícito: "No estamos dispuestos a distraernos con iniciativas que tienen escasa procupación social en el sentimiento de los ciudadanos".

El presidente del PP-A, Javier Arenas, expresó en voz alta algo archiconocido. Su apoyo a la fiesta de los toros, que "es cultura andaluza y el toro es fauna andaluza". Arenas recordó que la propuesta de declaración institucional que su partido ha redactado en favor de las corridas de toros, para su aprobación en el próximo Pleno del Parlamento, está "abierta" a las aportaciones del resto de los grupos. El PP-A quiere que la Cámara proclame su "más firme compromiso en la conservación y promoción de la fiesta de los toros, como elemento conformador de la cultura andaluza y por el extraordinario interés medioambiental, económico y turístico que tiene para Andalucía".

El portavoz socialista en el Parlamento, Mario Jiménez, consideró que la iniciativa de la CIMA "no va a tener ningún recorrido" porque estima que será difícil recopilar 75.000 firmas contra los toros en una comunidad donde el "sentimiento antitaurino es muy minoritario". Jiménez añadió que una propuesta como la de la CIMA nunca prosperará porque la mayoría absoluta del PSOE no permitirá una "agresión" a la fiesta de los toros en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios