"Hemos reseñado para Sevilla diez toros serios, con cara y trapío"

  • La corrida de Núñez del Cuvillo será lidiada, en la Feria de Abril, por Juan José Padilla, Morante de la Puebla y José María Manzanares, quien indultó el año pasado a 'Arrojado', del mismo hierro

Apenas ha llovido -para el tiempo que precisa una ganadería- desde que ese alquimista de la bravura llamado Joaquín Núñez del Cuvillo lidiase por primera vez en las Fallas de 1983 y su ganadería comenzara una singladura en ascenso hasta llegar a su consagración definitiva, con una corrida de toros en Sevilla, el año pasado, en la que Manzanares indultó a Arrojado. Precisamente sus antepasados ya lidiaban en la Maestranza hace más de un siglo. Ahora, en la finca El Grullo, su hijo Álvaro, sin necesidad de libros ni de ordenadores, nos desvela corridas y hasta se remonta a la reata de algunos toros en los que tiene depositadas sus esperanzas en 2012, temporada en la que el precio de sus corridas se ha elevado tras unos resultados históricos.

En la dehesa situada en la gaditana Ruta del Toro ya está reseñada la corrida que lidiarán en la próxima Feria de Abril los diestros Juan José Padilla, Morante de la Puebla y José María Manzanares. El joven ganadero afirma: "Hemos reservado para Sevilla diez toros serios, con buenas caras y trapío. Es una corrida seria, pareja, más igualada que la del año pasado y con una presentación muy buena". De entre estos animales, el criador destaca por la reata a "Esparraguero, hermano del Esparraguero lidiado el año pasado por Talavante en su genial faena. También hay un hermano de padre, de nombre Ganador, del primer toro lidiado el año pasado en Sevilla. Y también está Pelón, hermano del sexto de Sevilla. Hay dos o tres toros nuevos en los que tenemos depositadas muchas ilusiones. A priori, la corrida es variada en su juego".

Los ganaderos desecharon lidiar el Domingo de Resurrección, según explica Álvaro Núñez del Cuvillo: "La empresa nos ofreció la fecha del Domingo de Resurrección. Pero le pedimos ir en la Feria de Abril porque los toreros están más relajados y el público es el habitual. Sin embargo, el Domingo de Resurrección viene mucha gente de fuera de Sevilla y no nos convencía". Álvaro señala que "contamos con 20 o 21 corridas para lidiar este año". De ellas, una quincena ya tienen destino: "Olivenza, Sevilla, dos en Madrid -San Isidro y Beneficencia-, Bilbao, Valencia en la Feria de Julio, Málaga, El Puerto, Jerez, Santander, Logroño, Salamanca, Zaragoza, Huelva y Ronda. El resto están por concretar, con posibilidad de que algunas se lidien en Francia".

El ganadero, al rememorar el éxito del año pasado en la plaza de Sevilla, afirma: "Todavía lo vivo como un sueño. La faena de Manzanares, el toro Arrojado embistiendo y el público, con la locura que se generó, fue más importante que cualquier otra cosa o reconocimiento. Supuso la cima nuestra como ganadería. Volver de esa manera a Sevilla. Quizás, hubo toros mejores y corridas mejores, pero ese fue el momento cumbre. Arrojado se encuentra fenomenal y está cubriendo vacas constantemente. Y la corrida fue muy buena en su conjunto, con un primer toro muy completo".

Núñez del Cuvillo, además de Sevilla, se erigió como divisa triunfadora en la temporada pasada. El ganadero señala: "Además de la lidiada en la Maestranza, entre las corridas más completas destacaron las de El Puerto, Huelva, Bilbao y Barcelona. Y en toros, Rescoldito, al que cortó el rabo Manzanares en Dax y Esparraguero, el que toreó Talavante y que para mí es el mejor toro que lidiamos el año pasado; incluso con más clase que Arrojado.

El éxito conlleva rentabilidad y el criador de reses afirma que "la subida ha sido muy poca. En algunos casos hemos subido el precio de la corrida un cinco por ciento. Y en la plaza de Madrid, en Las Ventas, algo más".

Respecto a la situación actual de la ganadería y su futuro, Álvaro Núñez del Cuvillo, inconformista y con los pies en el suelo, explica: "Hay cosas que mejorar; sobre todo en la forma de embestir. Nuestro toro ideal es aquel animal con capacidad de emocionar al público por su forma de embestir y con entrega para que el torero se luzca en su arte. Trabajamos para ello, pero sabemos que en cualquier momento puede venir un bache. Mi padre y yo somos dos ganaderos muy inquietos. Este año, el toro de Garcigrande, indultado en Olivenza, ha cubierto 30 vacas que hemos mandado a su finca, a Salamanca. Queremos mantener nuestra ganadería en un nivel alto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios