Un toro de Albarreal

  • El escasísimo y deslucido juego de las reses, con un histórico desfile de desafueros en los corrales y con la noble excepción del segundo sobrero, dio al traste con la tarde · Cortés brindó un toro a su hermano· Mañana lunes podrá leer en 'Málaga Hoy' la crónica de la corrida nocturna de ayer sábado.

GANADERÍA: La corrida anunciada de Zalduendo fue rechazada en el reconocimiento veterinario y, en su lugar, se anunciaron dos toros de los Hermanos Sanpedro y cuatro con el hierro de Vellosino. Pero no paró ahí la cosa, porque al final y durante el desarrollo de la lidia, hubo que remendar ambos encastes con otras dos reses más de Albarreal, que salieron en el tercer lugar de la tarde, para sustituir al segundo Sanpedro, muy anovillado. El sustituto, el primer Albarreal, dio lugar también al pañuelo verde, porque se lesionó en una de las entradas al caballo y no podía literalmente moverse. El primer Sanpedro, de comportamiento noble pero sin clase, no transmitió. Los de Vellosino, bien presentados y armados, no dieron opción alguna para el lucimiento. Conjunto muy parado, manso, de viaje corto y falto de transmisión. Toros muy deslucidos. De entre tanto desafuero ganadero, destacó el que por fin fue lidiado en tercer lugar. Un toro de Albarreal, de pelo negro y nombre 'Violín', cinqueño, alto, astifino, muy bien presentado sin otro defecto que el no humillar habida cuenta de su constitución. Toro, con todo, para figurar en el cuadro de honor de la feria por sus hechuras, bravura y clase. Primero, segundo, tercero y quinto fueron cinqueños. Al buen toro de Albarreal se le aplaudió con justicia y cicatería en el arrastre y sin razón alguna, al lidiado en cuarto lugar. TOREROS: Rivera Ordóñez 'Paquirri', de obispo y oro. Dos pinchazos, una estocada con tendencia (silencio). Un pinchazo, una estocaba baja (silencio). Miguel Ángel Perera, de malva y oro. Un pinchazo hondo y atravesado, otro pinchazo más, una estocada corta desprendida, un aviso (silencio). Un pinchazo, media estocada enhebrada trasera, dos pinchazos más, dos descabellos, un aviso (silencio). Salvador Cortés, de azul marino y oro. Un pinchazo arriba, una estocada desprendida con tendencia, cuatro descabellos, un aviso (saludos). Una estocada corta (silencio). Incidencias: Tarde calurosa con rachas de levante. Los tendidos de La Malagueta se ocuparon en casi los tres cuartos de aforo de su capacidad. Salvador Cortés sustituía a Cayetano.

La tarde en líneas generales se fue al traste por el escasísimo y deslucido juego de las reses que después de muchas idas y venidas en los corrales, se lidiaron. Cabe destacar tan sólo y con letras mayúsculas el juego del cinqueño -segundo sobrero- que se corrió en tercer lugar, 587 kilos de buena presencia, nobleza y bravura; toro ideal al que no le faltó humillar un poco más para ocupar el primer lugar entre las reses corridas en esta feria del 2010.

Salvador Cortés hizo la verónica con excelente trazo ante la embestida repetidora del burel. Empujó el toro en la primera vara y con un picotazo más se resolvió el primer tercio. El diestro sevillano brindó a su hermano Luis, gravísimamente herido en Sevilla, a través de la radio. El toro llegó a la muleta metiendo muy bien la cara, transmitiendo, con bravura de la mejor ley y Salvador Cortés, muy quieta la planta, hizo los muletazos en redondo con gusto y largura. Siguió muy firme el torero e interpretó frente al bravo toro tres series al natural. La faena discurrió entre ovaciones del respetable y Salvador la abrochó con gusto y torería. La espada, pese a que el primer pinchazo fue arriba, le privó de haber obtenido trofeo. Cerró el festejo uno de los toros de Vellosino que frente a la muleta manseó, echó la cara arriba, punteó el engaño y, como mucho, ofreció media arrancada. Toro muy deslucido y faena que lógicamente no llegó a buen puerto.

Abrió el festejo Rivera Ordóñez Paquirri -como ahora se hace anunciar- que frente a un toro noblón del hierro sevillano de Sanpedro, lo intentó sobre la mano diestra sin conseguir el lucimiento. El toro, sin clase ni transmisión, encabezó la relación de reses infumables lidiadas en esta novena de abono. Rivera recibió al cuarto, bien presentado, con pitones, con una larga de rodillas para seguir luego por delantales. El toro tenía poca fuerza y en el primer tercio hizo sonar el estribo. En banderillas se defendió y a la muleta llegó con la cara arriba acusando su falta de casta. Intentos sobre la derecha. Cuando Francisco cogió la zurda, la embestida no había mejorado; antes al contrario, el toro huyó de los engaños y recorrió todo el perímetro de la plaza al hilo de las tablas dejando clara su condición de manso de solemnidad.

Miguel Ángel Perera padeció el que el primero de su lote no se empleara en el capote. El toro, muy bajo de casta, acusó mucho más ese defecto en el segundo tercio, en el que Joselito Gutiérrez clavó un par de mérito. Moscón, tal era el nombre del Vellosino, se quedó corto y derrotó a la salida de los muletazos y en ocasiones, incierto, se defendió. Intentos de Perera sobre la derecha. La faena no terminó de cuajar aunque sobre la izquierda cobrara cierto interés. El quinto de la tarde, hecho cuesta arriba y cariavacado, manseó y correteó sin fijeza. A estas alturas, la lidia discurría lenta, sin apenas detalles de interés, salvo los ya reseñados. Toro de viaje corto, falto de transmisión y de casta e intentos frustrados de Miguel Ángel Perera frente a un manso de libro. El diestro extremeño insistió sobre ambas manos, cuando en realidad no había lugar, dada la condición de la res.

Festejo muy largo de casi tres horas del que no queda otro recuerdo que el positivo y espectacular juego de un sobrero de Albarreal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios