baloncesto gira americana

Adiós a Málaga para Greensboro

  • La expedición americana visita la Diputación por la mañana y disfruta por la tarde del litoral malagueño en su última jornada en la ciudad

El plantel de Greensboro, junto a Elías Bendondo y Cristóbal Ortega. El plantel de Greensboro, junto a Elías Bendondo y Cristóbal Ortega.

El plantel de Greensboro, junto a Elías Bendondo y Cristóbal Ortega. / diputación de málaga

Cerró la Universidad de Greensboro su paso por la provincia de Málaga. Cortos, pero muy intensos han sido para el grupo americano estos poco más de dos días. Tras disputar un amistoso en Alhaurín de la Torre frente a un combinado malagueño, los espartanos visitaron ayer por la mañana la Diputación de Málaga.

En la sede de la institución malagueño los recibió el presidente, Elías Bendodo, que estuvo acompañado por Cristóbal Ortega, diputado de Deportes, Juventud y Educación. El organismo provincial agasajó a los componentes del equipo con varios regalos promocionales con la marca Costa del Sol, así como con libros sobre Bernardo de Gálvez, el militar de Macharaviaya que contribuyó a la independencia de Estados Unidos. Greensboro respondió con una camiseta de la Universidad.

El viaje entra dentro de un proyecto para expandir el baloncesto universitario por Europa

Esta tournée por suelo español, organizada por Scholarships, está encuadrada dentro de un protecyo que programa periódicamente visitas de centros académicos que compiten en la NCAA para expandir fuera de Estados Unidos el baloncesto universitario. También para que los jóvenes salgan fuera del territorio yanqui, algo que algunos a esta edad aún no han hecho. Mucho ha tenido que ver Francis Alonso en que Málaga sea el destino de este verano.

La expedición americana sorprendió a propios y extraños. Han cruzado el Atlántico un total de 31 personas para esta gira por España. 15 de ellos son jugadores, el resto fisioterapeutas, médicos y miembros del cuerpo técnico. También prensa, que se encarga de filmar todos los eventos que hace la plantilla. En este sentido, la Universidad hace gala de la profesionalidad con la que se vive el deporte en Estados Unidos, siendo esta una de sus señas de indentidad.

Francis Alonso, el exponente malagueño del equipo, no dudó en mostrar su alegría por el recibimiento de la provincia. "Muy satisfecho de la acogida en Alhaurín, hubo más gente de la esperada, muchos niños pidiendo autógrafos", explicó el jugador.

Después de la visita institucional, los jóvenes tuvieron la tarde libre para disfrutar del litoral malagueño y de su gastronomía, que ha tenido una gran aceptación entre los americanos. Mañana viajarán para Granada, donde juegan un nuevo amistoso. El viernes harán lo propio en Sevilla. Ya el domingo viajarán de vuelta a Estados Unidos. A buen seguro, Málaga ha sido una gran anfitriona para Francis Alonso y el resto del equipo de la Universidad de Greensboro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios