real madrid | unicaja

Algún brote verde

Alberto y Soluade pelean por un balón. Alberto y Soluade pelean por un balón.

Alberto y Soluade pelean por un balón. / euroleague

Hay entre poco y nada que rescatar del partido de Madrid. Joan Plaza tiró la toalla ya al comienzo del tercer cuarto, cuando constató que no era posible competir con el Madrid. Y se notó en el reparto de minutos de sus jugadores. Fue significativo cómo Carlos Suárez y James Augustine, dos hombres con bastante peso en sus esquemas apenas jugaran siete y tres minutos, respectivamente, sin que constaran problemas físicos. El mensaje implícito es que lo que importaba era desde ese momento en el que se pierde por 20 puntos, quizá antes, era el partido de Andorra.

Por ver algo positivo, hubo minutos para Morayo Soluade y lo cierto es que, sin estar brillante en ataque, mostró orgullo y dignidad. Cierto es que se le da por descontado en su coyuntura, pero que jugara 24 minutos, más que ningún compañero, indica que el técnico tuvo algo de satisfacción con su trabajo. Desde la bronce por no cerrar un rebote en Fuenlabrada su participación había bajado drásticamente.

También hubo algo de luz para Alberto Díaz. Sumaba apenas 12 puntos en los siete partidos anteriores que había jugado y ayer metió 10 puntos. Fue su tope en un partido de Euroliga, que estaba fijado en nueve puntos desde la temporada 2015/16. Falto de confianza ofensiva como está el canterano cajista, por lo menos tuvo algo de protagonismo para volver a ser una amenaza real para los contrarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios