El Brose Baskets llega en horas bajas

  • En la Euroliga no se ha estrenado y en la BBL ya acumula dos derrotas ante rivales menores

Maodo Lo. Maodo Lo.

Maodo Lo. / euroleague

Aunque aún el calendario no ha consumido muchas hojas, las primeras urgencias comienzan a aparecer en el entorno verde. Dos derrotas, ante rivales de entidad eso sí, preceden al choque de mañana ante el Brose Bamberg. Si en Euroliga se quiere optar a posiciones privilegiadas, en el encuentro ante los germanos la victoria roza el carácter de imperativo. Lo contrario no sería un drama, pero sí obligaría a hazañas en escenarios más complejos.

Sucede que el partido será aún más complejo por la dinámica en la que anda sumido el rival. Los de Bamberga aún son presos de bajas tan importantes en sus esquemas como Theis, Miller o Melli. Comparten balance liguero con los verdes (3-2), aunque su situación en la Euroliga es peor. Sus traspiés frente a Maccabi en casa y ante Panathinaikos a domicilio -que entra dentro de la lógica- los deja con el casillero de triunfos a cero.

El principal problema lo sufren en la BBL alemana. Ocupan la octava posición de la tabla -son los vigentes campeones- y ya han sucumbido ante rivales menores. El primer sonrojo llegó con el Wuzburg, que es segundo y cuenta en sus filas con un entrenador mítico alemán como Dirk Bauermann y con jugadores ex ACB como Robin Benzing o Kresimir Loncar.

La segunda, ante Ludwigsburg, colmó el vaso de Andrea Trinchieri. "Nos patearon el culo y lamentablemente nos gustó. Esto es, por supuesto, un problema. Fue realmente vergonzoso ofrecer tal actuación. Algunos jugadores de mi equipo aún no entienden lo que significa jugar en una organización como Brose Bamberg", afirmó el entrenador italiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios