Cesiones provechosas

  • El Unicaja considera positiva la decisión tomada con Solaude, Romaric, Karahodzic y Uta

  • El primero regresa a las órdenes de Plaza y los otros tres seguirán progresando fuera de Málaga

Cuando el Unicaja decidió prescindir tras una década de un equipo en LEB, fuera Plata u Oro, de vinculación con Clínicas Rincón había dudas sobre el resultado de la experiencia. Igual a medio o largo plazo se retoma la idea, es algo que está latente y que dependerá de la cantidad y calidad de jugadores de las generaciones que vienen. Hay internacionales en cada categoría desde sub 13 a sub 19. Pero el año próximo se continuará con el formato del pasado. Un equipo con Liga EBA, el junior, más Ignacio Rosa y Ablaye Sow, que avanza en su recuperación de su segunda rotura de tibia. Y, hacia abajo, el escalafón de dos equipos cadetes, el infantil y el preinfantil. Habrá varios cambios en los entrenadores de algunos de estos equipos.

En el Unicaja existe satisfacción sobre cómo se han desarrollado las cesiones de cuatro jugadores con los que sigue con contrato. Morayo Soluade, Kenan Karahodzic, Romaric Belemene y Cristian Uta vivieron distintas experiencias en sus destinos, pero la incorporación de Soluade a la primera plantilla cajista se celebra especialmente. "Si cada año llega uno al primer equipo sería un éxito", se sostiene en Los Guindos. De entre las promociones de nacidos entre 1994 y 1997 se ha asistido a una tremenda producción de buen talento en la factoría malagueña. Alberto Díaz y Rubén Guerrero se concentran hoy con la selección española en Benahavís; Viny Okouo se ha ganado un puesto en el primer equipo; Domantas Sabonis jugará su segundo año en la NBA; Francis Alonso destaca como uno de los mejores tirados de la NCAA; Dejan Todorovic se consolidó en la ACB; hay varios jugadores más por categorías LEB o en experiencias universitarias en Estados Unidos.

Probablemente, Soluade era el jugador en el que menos fe se tenía cuando se le cedió de entre los cuatro que se marcharon con la supresión del equipo vinculado. Algo disperso y sin mostrar especial entusiasmo por el baloncesto, llegó a debutar en Euroliga con Joan Plaza. Ha cumplido 22 años y su temporada con el Burgos, con el que ha subido a ACB, ha merecido un regreso. "Hasta que no sales de Málaga no te das cuentas de lo bien que te tratan y se está aquí", confesaba Romaric Belemene antes de un partido de play off cuando era cuestionado por su experiencia en Manresa.

Soluade renovó en junio por dos temporadas con el Unicaja y tendrá, de partida, un lugar en el primer plantel. Saldrá como el teórico jugador 14, pero la acumulación de partidos y minutos que se avecina casi le garantiza participación a poco que responda. Promedió en la temporada regular 6.1 puntos, 2.7 rebotes, 2.7 asistencias y 1.1 robos para 7.4 de valoración. Fue ganando importancia conforme pasaba la temporada y acabó jugando los play off de ascenso como base importante del equipo burgalés. 21 minutos por partido, con 9.5 puntos, 4.1 rebotes, 2.8 asistencias y 1.5 robos para 12.6 de valoración fueron sus medias en la fase decisiva. Parte como tercer base tras Alberto Díaz, con el que formó pareja en juniors y en el Clínicas Rincón, y el base que llegue.

Por proyección, a priori, Kenan Karahodzic era el jugador que más alto apuntaba de esta generación. Su año en el Partizan de Belgrado, un histórico del baloncesto europeo, no ha sido óptimo. A mitad de temporada sufrió una lesión en un ojo que le obligó a parar completamente durante casi dos meses. Ello y la medicación que debió tomar le hizo coger peso. Reapareció en los play off de la Liga de Serbia. Cuando se marchó al Partizan lo hizo por dos años y la idea del club ahora mismo es que cumpla ese periodo. El Partizan jugará la Eurocup la próxima temporada. Jugó 26 partidos, con una media de 8 minutos, casi 250 minutos de bagaje. Cifra algo más baja, por ejemplo, que el minutaje total que ha estado en pista Viny con el Unicaja. Su medias han sido bajas y justo cuando había enlazado un par de partidos con protagonismo le llegó el golpe en el ojo. Plaza siempre mostró fe en Karahodzic. Con 21 años, aún hay vinculación con él.

Romaric estuvo en el ICL Manresa, con el que descendió de categoría. El alero congoleño puede seguir una temporada más en el cuadro catalán, que le pretende para competir en LEB. Pero el Unicaja tiene alguna proposición para que continúe su carrera en ACB. En los próximos días debe decidirse su futuro. Jugó algo más de 300 minutos en la Liga. Se esperaba quizá algo más de protagonismo del poderoso alero africano, que dejó algunos tapones y mates espectaculares pero no tuvo la continuidad a las órdenes de Ibon Navarro. Tiene aún 20 años y recorrido para mejorar. El recién ascendido Burgos es uno de los equipos que ha preguntado por la situación de Romaric, que la pasada temporada barajó salir de España antes de que llegara la opción manresana. Al descender a LEB no hay vínculo entre las dos partes, pero es otra opción que existe.

Queda el caso de Cristian Uta. El pívot rumano, de 2.12 metros y aún 19 años. Estuvo en LEB Plata, en el Covirán Granada. Jugó 39 partidos oficiales, entre liga, copa y play off, con una media de 15 minutos por encuentro, con 6.2 puntos y 4.3 rebotes. Ha participado en todos los partidos y ha tenido alguno realmente brillante. Es el jugador con el que se piensa más a largo plazo del grupo de cedidos, es el menor de todos. También el Granada ha mostrado interés en retenerle, pero hay interés de equipos de LEB Oro y el camino natural es subir un escalón más en la exigencia y evolución.

Los cuatro han podido trabajar día a día con veteranos, competir de verdad por un puesto y probar otras dinámicas distintas a la comodidad de una estructura de club puntero en Europa. El tiempo mostrará los frutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios