Cuarteto de leyendas en la grada del Carpena

  • Garbajosa, Pepe Sánchez, Babkov y Alfonso Reyes presencian el partido

  • Homenaje para el de Torrejón

Carlos Jiménez le entrega a Jorge Garbajosa la camiseta del 40 aniversario del club. Carlos Jiménez le entrega a Jorge Garbajosa la camiseta del 40 aniversario del club.

Carlos Jiménez le entrega a Jorge Garbajosa la camiseta del 40 aniversario del club. / m. pozo / acb photo

La grandeza de un club se mide desde muchas aristas. La tiene el Unicaja, que hizo valer su escudo en los 41 años de historia desde la creación. Se mide por lo que pasa en la pista, pero también por lo que sucede fuera de ella. Ahí la entidad de Los Guindos está teniendo bonitos gestos durante una temporada importante a nivel institucional, la que supuso la vuelta a la Euroliga tras un asueto dorado. Nicevic y Hermann recibieron un sonoro homenaje, al igual que ayer Jorge Garbajosa, que puso en pie a un coliseo verde hasta la bandera ayer con la visita del Real Madrid, equipo más taquillero de los que visitan Málaga.

La afición rindió tributo al 15 verde por tantas noches de gloria, siendo pieza básica en el trienio dorado del club, con Sergio Scariolo en la manija. Era un partido especial para el hoy presidente de la Federación Española de Baloncesto, una vez estuvo en las trincheras de los equipos que batían en duelo sobre la madera del Carpena. Justo antes del inicio del choque, el Unicaja preparó un breve acto para resaltar su figura. Carlos Jiménez, secretario técnico y compañero de andanzas en la pista en la selección, le entregó la equipación diseñada con motivo del 40 aniversario del club serigrafiada con su nombre y número como jugador cajista. El de Torrejón de Ardoz posó primero con ella y luego agradeció al público el apoyo dispensado.

No fue la única leyenda verde que se acercó al Carpena en el día de ayer. A pie de pista presenció la derrota del Unicaja Pepe Sánchez. En su lado no entró la canasta de Nedovic, al que aún le quedan por coleccionar postales decidiendo en la bocina. Sí las tiene el de Bahía Blanca, que tumbó al Barça en una noche antológica, historia viva del club de Los Guindos. Cesta que valió la primera Final Four de siempre para los cajistas, lo que da alcance de la trascendencia del personaje. El argentino sigue en el meollo y recientemente ha construido un centro de alto rendimiento en su ciudad. "Este lugar es mi sueño de siempre. Y será justamente porque es lo que me hubiese gustado que me ofrecieran a mí antes de irme afuera", comentó acerca de una iniciativa vanguardista que podrá acoger a más de 4.000 personas en los actos que se celebren dentro de la instalación. Al más estilo NBA, de la que ha bebido en los últimos años al ser comentarista de televisiones de habla hispana, está a la altura de los mejores centros de Europa.

No se le homenajeó porque el Unicaja se enteró el viernes de su asistencia y no hubo tiempo para la logística necesaria. El base albiceleste se encuentra en Málaga para realizar un reportaje del equipo y la ciudad, como está haciendo en otras ciudades del Viejo Continente. Múnich será su siguiente destino.

También estuvieron en la grada Serguei Babkov y Alfonso Reyes. Ambos son más habituales en el Carpena, por lo que pasaron más desapercibidos. El escolta ruso aún tiene una casa en la Costa del Sol y sí es más asiduo a los partidos del equipo. El presidente del sindicato de jugadores vio a su hermano de cerca, que el día de antes presumía en redes sociales de una plácida tarde en el Rincón de la Victoria, donde suele veranear el joven de la saga Reyes. Se fotografiaron Garbajosa, Sánchez y Babkov en las tripas del infierno verde con Eduardo García, en una imagen que destila baloncesto, de quilates, a raudales y que desata la nostalgia en el imaginario cajista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios