Unicaja

Curso de redención

  • Dejan Musli afronta una temporada con un rol incierto en los esquemas de Joan Plaza

  • Las llegadas de Shermadini y Augustine, amenazas

Dejan Musli, durante el partido de la Eurocup de la pasada temporada contra el Cedevita Zagreb. Dejan Musli, durante el partido de la Eurocup de la pasada temporada contra el Cedevita Zagreb.

Dejan Musli, durante el partido de la Eurocup de la pasada temporada contra el Cedevita Zagreb. / Javier Albiñana.

No va a ser un año fácil para Dejan Musli. El pívot serbio llegó la pasada temporada a Málaga procedente del ICL Manresa, equipo con el que fue elegido para el segundo quinteto ideal de la Liga Endesa en la campaña 2015/16 y nombrado MVP del mes en octubre de 2015. El balcánico relanzó su baloncesto en el club del Bages, tras varios años en los que pareció caer una carrera que tenía vistas a ser espectacular en su recorrido en el baloncesto formativo. A sus 24 años, Musli volvía a ponerse en el panorama del alto nivel europeo, y el Unicaja, necesitado de una referencia interior, llamó a su puerta.

Era la antítesis de una plantilla compuesta para ametrallar a sus rivales a base de triples, con un más que extenso juego exterior pero que cuando mirabas a la pintura veías a Musli como gran referencia, con Suárez y Brooks en el puesto de cuatro y N'Diaye y Viny Okouo como acompañantes en el cinco. 365 después, el juego ha cambiado. Las llegadas de Shermadini y Augustine y la necesidad de contar con cuatro cupos en la Liga Endesa amenazan la regularidad de minutos de Musli, que comienza el curso como teórico fondo de la rotación cajista. El tablero se ha puesto del revés.

Nadie lo hubiese dicho recién iniciado el 2017. Dejan Musli comenzó el curso en sintonía con las expectativas puestas en su juego. El serbio era el contrapunto de un Unicaja que abusaba del lanzamiento exterior y en el que Musli aparecía como un bote salvavidas cuando el aro escupía los lanzamientos desde la larga distancia. En los diez primeros encuentros como cajista, Musli no bajó de la decena en valoración, subiendo de la veintena en cinco de ellas y disfrutando de más de 25 minutos de media por choque. Cierto es que sus estadísticas decrecieron desde entonces, pero se mantuvieron siendo notables, al igual que su aportación al combinado de verde. Todo estaba encajando hasta que el de Prizren se torció el tobillo en el inicio del tercer cuarto en el primer encuentro de las semifinales de la Eurocup. Hasta ese día, Musli promediaba alrededor de 23 minutos por partido, con 12.1 puntos, 5 rebotes y 14.6 de valoración en su estadística individual. Era uno de los baluartes de su equipo. A partir de entonces, perdió importancia en la rotación de Joan Plaza, y sus números en los 13 encuentros que disputó tras producirse su esguince de tobillo, bajaron preocupantemente. Eso, unido a la llegada y el buen hacer de Alen Omic, llegado a mitad del curso, le fueron dejando sin un sitio que parecía tener asegurado. Poco más de 14 minutos en pista, con 5.8 puntos, 3.1 rebotes y 5.5 de valoración como números medios en ese tramo final de la campaña causaron un brusco cambio de planes.

El Unicaja pujó fuerte por Giorgi Shermadini e incorporó a James Augustine como cierre de la plantilla, cambiando la tendencia en el juego del equipo... y en la importancia de las piezas disponibles.

El gigante georgiano llega al Carpena tras dos años siendo uno de los mejores interiores de la Liga Endesa en las filas del MoraBanc Andorra. A priori, será el pívot titular del equipo, el que reciba más balones en el poste y el que tendrá mayor peso en las decisiones ofensivas del conjunto. Augustine es otro perfil de jugador, más reboteador, más trabajador al servicio del equipo, que puede compaginar los puestos de cuatro y de cinco. Y además está Viny Okouo, a quién Joan Plaza ya ha declarado que quiere darle una mayor importancia cuando sea posible para que siga con su progresión. Musli aparece después, tras un verano en el que su entrenador prefería no contar con él. "Todo el mundo intenta ganarse su espacio. Ha de entender que ha de finalizar más rápido. Lo que no puedes es perder ventajas", declaró el catalán sobre el serbio tras el traspié frente al Real Madrid en el trofeo Costa del Sol.

A pesar de todo, Musli no se rinde. Al finalizar la temporada, insistió en permanecer en el club y cumplir el año de contrato que le resta. Con trabajo, esfuerzo y eficacia, el de Prizren buscará encontrar un hueco en la amplia rotación interior, en la que también hay que contar con Carlos Suárez y Jeff Brooks. El español y el estadounidense formaron pareja interior en muchos momentos de la temporada pasada, incluso estando Musli, Omic y Okouo inscritos en acta, y a Plaza le gustó el resultado, abriendo más la pista y buscando una mayor velocidad en el juego, como ocurrió en el último cuarto del partido decisivo de la final de la Eurocup cuyo final es más que conocido por los aficionados cajistas.

Musli empieza un nuevo curso con deberes encima de la mesa. Quiere provocar otro vuelvo en el tablero, su redención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios