unicaja

El Draft como trampolín

  • Okouo y Romaric se declaran elegibles

  • "La idea no es dejar mi nombre, tengo contrato con Unicaja", dice Viny

Viny Okouo realiza un mate frente al Brose Bamberg. Viny Okouo realiza un mate frente al Brose Bamberg.

Viny Okouo realiza un mate frente al Brose Bamberg. / efe

Se aproxima uno de los Draft más especiales que se recuerdan a este lado del Atlántico. Europa manda en esta edición a uno los mejores talentos que crió, Luka Doncic. Hace más de una década que Andrea Bargnani se aupó al número uno de la lotería, a la que aspira el genio esloveno el próximo 21 de junio en el Barclays Center de Brooklyn.

En esa extensa nómina de nombres (236) que se declaran elegibles, denominada Early Entry Candidates y publicada la anterior madrugada por la NBA, para el Draft 2018 ahí dos jugadores made in Los Guindos. Son Viny Okouo y Romaric Belemene, que realizaron su preinscripción. Es la segunda ocasión, no en los mismos años, que ambos se apuntan, aunque en las dos retiraron su candidatura. Tendrán idéntica carta a utilizar hasta el próximo 11 de junio.

En muchos casos es una medida de tanteo para darse a conocer y para iniciar trabajos. Parece el objetivo de los dos canteranos, que en el 2019 será su año de elección natural. Al menos así lo deja claro uno de los protagonistas. "La idea de presentarme es para después de acabar la temporada irme a entrenar allí con algunos equipos. No es para irme ni para dejar mi nombre. La idea es irme allí, tener la oportunidad de entrenar con las franquicias", comentaba Okouo antes de iniciar el entrenamiento con el Unicaja ayer en el Carpena.

El congoleño, que cumplió 21 años hace 15 días, quiere seguir progresando antes de dar el salto. "Sí, por ahora no pienso en eso porque aún tengo contrato con el Unicaja. De verdad, no pienso en el Draft. La idea es poner mi nombre e intentar coger visado para entrenar. Mi idea no es irme al Draft", explicaba para dejar nítido su objetivo con este movimiento: "Trabajar, mejorar lo que tengo que mejorar y ya está".

Tiene claro el cinco verde que debe apurar el verano para seguir progresando. "El año pasado trabajé con Diego Vázquez, nuestro preparador físico, y sentí que mejoré mucho con él. Ir allí no significa mejorar más o que haya nivel, los entrenos es más tú mismo. Allí hay muchos entrenadores buenos, pero depende de tu capacidad", dice el pívot, que tiene claro el aspecto del juego en el que quiere dar pasos hacia adelante: "Sobre todo, lo que a mí me gustaría mejorar más es defender a los pequeños. Para los grandes es muy difícil, sobre todo cuando hay cambios. Intentar poder defenderlos, eso es lo que quiero conseguir. Por ahora voy poco a poco".

Okouo llamó la atención de la NBA desde su irrupción en el primer equipo del Unicaja. Viny aterrizó en Málaga con 15 años y, desde entonces, se ha formado en Los Guindos. Bryan Colangelo (Sixers) y Kevin Wilson (Knicks) lo vieron el año pasado en el encuentro ante el Manresa. El año anterior cuando se inscribió sí aparecía en muchas quinielas como una posible elección de segunda ronda, aunque tras una temporada sin mucho protagonismo su nombre ha desaparecido de las predicciones de las páginas especializadas.

En el poco espacio que le ha dado Plaza, ha jugado algo más de un tercio de los encuentros, Viny no desaprovechó el tiempo en pista, aunque acusó la falta de rodaje. En los ocho minutos que promedia entre ACB y Euroliga, metió 2.8 puntos y cogió 1.9 rebotes para 2.3 de valoración.

Son argumentos pobres para defender al interior, aunque es cierto que cuenta con características de jugadores muy valorados en la NBA, a los que se tiende a reclutar a temprana edad para encauzarlos en su especialización.

Pese a ser de la misma generación, del 97, diferente parece el caso de Romaric Belemene, que aún debe asentarse en el primer escalón tras un curso sin continuidad en Manresa. El alero, que tiene a su hermano jugando en Estados Unidos, sí está despuntando en el Oviedo de LEB Oro. En casi 24 minutos promedia 9.4 puntos, 4.4 rebotes y 0.8 asistencias para 8.7 de valoración. El congoleño tiene un físico diferencial también apreciado por las franquicias, por lo buscará hacerse con una invitación para los campus que realizan los equipos.

Serán la representación de un Dratf con nutrida presencia de jugadores europeos (55). Estará Doncic, pero también otros jugadores ACB como Tryggvi Hlinason (Valencia), Rodions Kurucs (Barcelona) o Xabier López-Aróstegui (Joventut). El verdinegro, citado por Scariolo para las ventanas, y Yankuba Sima (Oklahoma State), de la hornada de Francis Alonso, compondrán la delegación española. También está Emmanuel Cate, cedido por el Real Madrid en el CB Prat de LEB Oro. Hay otros nombres interesantes del panorama continental como Blaz Mesicek (Brindisi), Dzanan Musa (Cedevita) -con opciones de salir en primera ronda-, Louis Olinde (Brose), Muhaymin Mustafa (Efes), Tadas Sedekerskis (Nevezis, cedido por el Baskonia), LiAngelo Ball (Vytautas) -hermano de Lonzo Ball-, Vasileios Charalampopoulos (PAOK, cedido por el Panathinaikos), Martynas Echodas (Lietuvos Rytas) o Isaac Bonga (Fraport Skyliners). Existe otra buena camada de europeos en universidades americanas como Moritz Wagner (Michigan) o Kostas Antetokounmpo (Dayton) -hermano de Giannis-.

17 franquicias -entre las que se encuentran los Blazers, los Spurs y los Heat ya- se encuentran pensando en un Draft que coparán nombres como los de Luka Doncic, DeAndre Ayton, Marvin Bagley III, Trae Young, Jaren Jackson Jr, Michael Porter Jr, Mohamed Bamba o Wendell Carter. Junto a ellos aparecen los nombres de Okouo y Romaric, dos canteranos cajistas que parece, si no hay imprevistos, que esperarán a su año de elección natural, el 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios