Milosavljevic, víctima y testigo en la exhibición de Dragic

  • El serbio regresará a Málaga con la plata al cuello tras una final en la que tuvo poco peso

'Gagi' recibe un tapón. 'Gagi' recibe un tapón.

'Gagi' recibe un tapón. / EFE

Eslovenia conquistó su primer Eurobásket con merecimiento, galones y un Goran Dragic en éxtasis. Absoluta exhibición del base ante una Serbia mermada pero igualmente guerrera. Lo que parecía que sería un monólogo se tornó en una batalla encarnizada decidida en el último minuto. De ahí que Kokoskov y Sasha Djordjevic estirasen a sus fijos para no arriesgar con el oro como objetivo. Poco sitio, por tanto, para el último de los cajistas presentes en el Europeo, Dragan Milosavljevic.

El dos-tres del Unicaja entró con cuentagotas durante la primera mitad para luego quedarse en el banquillo, contemplativo durante el esfuerzo titánico de Dragic, que cerró una final antológica con 35 puntos y 12/ 22 en tiros afeado por la extrema fatiga que acusó en el último cuarto.

Gagi, que había ido de menos a más en el torneo, se tuvo que conformar con menos de ocho minutos. Entró con una marcha por debajo de lo que exigía la cita y se topó con un vistoso tapón de Vidmar con falta en una de sus pocas internadas que se transformó en sus dos únicos puntos desde la línea de tiros libres. Perdió también un balón y cogió un rebote para cerrar su estadística personal que le valió dos tantos de valoración.

Así, Dragan Milosavljevic será el último en regresar a Málaga, aunque con una plata al cuello, después de que Giorgi Shermadini fuera eliminado en fase de grupos con Georgia y Sasu Salin en octavos con Finlandia. Ambos ya debutaron con el equipo y se espera al serbio a lo largo de la semana para que se una a los entrenamientos de Joan Plaza, a expensas de saber si estaría disponible para estrenarse el viernes en la Supercopa contra el Valencia Básket (19:30).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios