unicaja

Momento para saltar

  • El Unicaja se siente en perspectiva de hacer algo más grande todavía esta temporada y paralelamente piensa en el futuro

  • El crecimiento también incluye a la afición

Braulio Medel, Joan Plaza, Carlos Suárez, Eduardo García, Manuel Azuaga y Alberto Díaz, en el balcón con la Eurocup. Braulio Medel, Joan Plaza, Carlos Suárez, Eduardo García, Manuel Azuaga y Alberto Díaz, en el balcón con la Eurocup.

Braulio Medel, Joan Plaza, Carlos Suárez, Eduardo García, Manuel Azuaga y Alberto Díaz, en el balcón con la Eurocup. / javier albiñana

La temporada 2016/17, que en enero o febrero no se vislumbraba brillante, ya es histórica para el Unicaja por el título de la Eurocup, pero aún queda trabajo por hacer. Hay la convicción en el seno del club de que si se consigue prolongar el momento actual de forma el techo del equipo está bastante alto. El título de la Eurocup "nos ha quitado el medio", como sostiene Joan Plaza. Tres eliminatorias ganadas con factor cancha adverso y un título han dado alas al equipo malagueño, que no detiene aquí.

Paralelamente ya ha comenzado la planificación para la próxima temporada. La paradoja es que el Unicaja tiene la carta de la Euroliga, salvo machada del Darussafaka, para atraer jugadores de otros equipos menores o de nivel similar. Pero el mercado para los peces gordos de la Euroliga se abrirá más tarde y está a expensas de la NBA. Afecta, por ejemplo, a un jugador como Nemanja Nedovic, cuyas evoluciones no pasan desapercibida. La sintonía con él es buena y se espera una visita de Misko Raznatovic pronta. Pero, según comentó el propio agente, "es demasiado pronto" para saber a día de hoy cuál va a ser el futuro del escolta.

Haremos todos los esfuerzos para implicar a personas y entidades de la sociedad

En el proyecto para la próxima temporada habrá un alza en el presupuesto. Se estima en torno al 30%, aunque hay que ajustar con lo que suba el banco y lo que se logre rascar fuera con nuevos convenios o patrocinios. "Vamos a hacer los esfuerzos que tengamos que hacer desde el club e implicar a todas las personas y entidades de la sociedad, tanto en Málaga como en la provincia, para dar el impulso adecuado, pero con las limitaciones que tenemos", decía ayer en Radio Marca el presidente cajista, Eduardo García, que matizaba sus palabras del día previo en la Cadena Ser, cuando admitía que podía estar sobre el 30% la subida de presupuesto para competir con garantías en la máxima competición: "No voy a decir cantidades porque es hablar tonterías y no voy a decir ninguna que luego se sacan titulares. Ahora lo que estamos haciendo es realizar los estudios necesarios para este reto del nuevo formato de Euroliga, que es espectacular, para que el equipo sea competitivo. ".

El Unicaja no ha sufrido en sus carnes lo que es estar en la nueva Euroliga. En anteriores temporadas jugó 22 partidos entre la primera fase y el Top 16. Ahora regresará a una competición con 30 jornadas y varias semanas con dos partidos más el de ACB. "Vamos a competir en una liga espeluznante, con Real Madrid, CSKA Fenerbahçe… son equipos que han dado pasos adelante y están a un nivel espectacular. Es una gozada que podamos disfrutar de eso en el sur de Europa, que la gente tenga que venir de fuera a Málaga para disfrutar del mejor baloncesto. Por eso tenemos que ser partícipes todos, no sólo el club. Hay que implicar a todos y esperamos una respuesta masiva de los que se han ilusionado de nuevo", decía Eduardo García. El guante, esta vez con resultados en la mesa, está lanzado para los aficionados. La idea es conformar una plantilla profunda, es la recomendación del entrenador y del secretario técnico, con 14 o 15 piezas. Cabe la repesca de algún cedido.

Con el equipo en el mejor estado de forma de la temporada, quizá en años, y con el reciente título de la Eurocup, el miércoles ante el Iberostar Tenerife, revelación de la ACB y por delante en la clasificación, se registró la peor entrada de la temporada, con 5.193 espectadores, en la Liga Endesa. Hay quien sostiene que esos 5.000 son los hinchas reales al Unicaja, los de las malas. El regreso a la Euroliga es un buen banderín de enganche para desmentirlo y conseguir que el Carpena eleva de nuevo su asistencia. Es también una pata importante, por respaldo social y económicamente, que aumente el número de abonados, que esta temporada se cerró con algo más de 7.000. Es el momento de dar el salto. Para el club, para el equipo equipo y, también, de la afición de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios