Musli, en el otro bando tres meses después

Musli, ante el Baskonia. Musli, ante el Baskonia.

Musli, ante el Baskonia. / EUROLEAGUE.NET

Dejan Musli disputó sus últimos minutos como jugador del Unicaja el pasado 1 de diciembre, ante el Panathinaikos. 11 minutos como refresco a los interiores días antes de precipitarse su salida al Brose Bamberg. La situación del serbio se hizo insostenible: con una de las fichas más altas de la plantilla quedó relegado a apariciones esporádicas en Euroliga. Tres meses después, el que fuera mejor pívot de la Eurocup tiene un gesto muy distinto. Y a él, con toda la historia que aún lleva fresca a sus espaldas, se enfrenta esta tarde el Unicaja.

En ese arranque en el ostracismo, Musli apenas disputó nueve partidos, promediando 5.4 puntos, 2.6 rebotes y 6.8 de valoración en 11 minutos. En ACB, por cuestiones de cupo, no llegó nunca a vestirse de corto. Tras el pobre final de temporada que cuajó después de su lesión, Joan Plaza perdió la confianza en el pívot y pidió su salida. Dada la dificultad, al contar con otro año de contrato, no se dio en verano y eso desató una situación tensa que se resolvería con ese pase al Brose.

En estos últimos tres meses, Musli ha disputado 12 partidos de Euroliga y ha subido a los 20 minutos en la rotación. Es importante para Luca Banchi y anda en dobles dígitos con 10.3 puntos por encuentro, 6.8 rebotes y 14.4 créditos de valoración. Ha tenido que recurrir el Unicaja al mercado tras la lesión de Shermadini y antes incluso se llegó a acordar el técnico de su ex pupilo. "Un tal Musli se fue y ahí nos quedamos", decía hace un mes tras caer con el Baskonia, comparando la movilidad en los despachos de uno y otro club. Ahora con Livio tiene alguien más de su gusto, aunque a Musli no le faltarán ganas de demostrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios