Salió cruz: de McIntyre a Mirotic

  • El Palacio registró su mejor entrada de la temporada y Garbajosa superó a Scola

Forma parte del encanto del baloncesto. Pocos deportes son capaces de cambiar de sino con tanta crueldad. Ardía el Carpena tras una canasta a medias entre Valters y Zoric. Un punto arriba ante el poderoso Real Madrid. Ya nadie se acordaba de la fiebre de Peric, de la cadera de Berni o del dedo de Payne. El Unicaja había hecho un monumento al esfuerzo, a la capacidad de superación. Con un Zoric imperial había logrado poner el Carpena boca abajo. La victoria, la primera del Top 16, a tiro. Pero restaban algo más de siete segundos. Un mundo en este deporte. No había posibilidad de hacer falta pues la línea de tiros libres esperaba a los jugadores del Real Madrid y cualquiera de los cinco madridistas que había sobre la pista era un potencial ganador del partido. Le tocó a Mirotic, que agarró una balón que se iba directamente al banquillo malagueño y lo convirtió en dos puntos que tiñeron el partido finalmente de blanco. Ni un pero a la defensa cajista.

Al Unicaja le tocó ayer vivir el lado oscuro de la ley de la compensación. El destino le debía una al Madrid en Málaga desde aquel triple desde medio campo de Terrell McIntyre hace menos de un año. Ayer salió cruz y no hubo más remedio que agachar la cabeza y marcharse del Palacio con el amargo sabor que deja perder en el último suspiro. Pero queda una certeza: la ley de la compensación debe sonreír la próxima vez al Unicaja. El Carpena lo vivió intensamente en la que fue la mejor entrada de la temporada. 10. 900 espectadores, según datos oficiales. Sólo se quedaron sin vender unas 200 entradas correspondientes a los palcos vips y de empresa y otras tantas en la grada. La conexión equipo-afición sigue afianzándose y ni siquiera el pesar por la derrota evitó que los jugadores salieran ovacionados de la pista.

GARBAJOSA HISTÓRICO

El partido dejó un dato destacable en el equipo malagueño. Jorge Garbajosa sigue engrandeciendo su leyenda en el baloncesto europeo y desde ayer es el décimo máximo reboteador en la historia de la competición. Capturó tres rechaces, todos ellos en la primera parte, y superó a Luis Scola. Suma ya 780 rebotes en 137 partidos. 1. 596 puntos, 214 robos, 169 asistencias y 85 tapones completan sus registros en su trayectoria en la máxima competición continental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios