De Torun a Málaga por Adam

Waczynski saluda a sus paisanos en el Carpena. Waczynski saluda a sus paisanos en el Carpena.

Waczynski saluda a sus paisanos en el Carpena. / m. h.

Rugió el Carpena como en sus mejores noches. Solo necesitó que el equipo se levantara del bofetón inicial. Cuando lo hizo, no dejó de animar. Protestó las decisiones arbitrales, pero también empujó para limar las diferencias obvias sobre la pista.

Expoleó a los cajistas y presumió de feeling con McCallum, que los levantó varias veces del asiento mediado el tercer cuarto. Fueron minutos de éxtasis, que estuvieron prececidos por la exhibición de Sergio Rodríguez, decisivo como tantas veces.

Justo detrás del banquillo visitante, se levantaban de cuando en cuando una decena de personas con camisetas azules celestes. Un pequeño grupo que se habían cruzado Europa para ver de cerca a su paisano más ilustre, Adam Waczynski. De Torun a Málaga para vibrar con los puntos de polaco, que siguió creciendo en su juego. 15 puntos y mucho oxígeno en momentos decisivos.

Poco después de terminar el choque, salió el alero a saludar uno por uno a estos aficionados de Polonia, con los que departía de forma cariñosa. Una estampa curiosa que deja el deporte casi cada fin de semana. No vieron a Waczynski vencer, pero sí podrán contar en su tierra el envidiable ambiente que dibuja el Carpena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios