Unicaja

Hasta que se apagó la luz (68-66)

  • El Unicaja tira por la borda un encuentro que tenía bien encaminado ante el Khimki

  • La última posesión vuelve a castigar a los de Plaza, que se complican la Euroliga

Shermadini recibe la falta de un jugador del Khimki. Shermadini recibe la falta de un jugador del Khimki.

Shermadini recibe la falta de un jugador del Khimki. / Euroleague.net

Resulta surrealista, difícil de creer, pero no ha sido la primera. Como ante el Zalgiris o Baskonia, el Unicaja dejó ir una victoria que había estado trabajando con buen pulso en Moscú. El Khimki se llevó el triunfo en la última jugada (68-66) con un palmeo de Gill que pone muy cuesta arriba el sueño del Top 8 para los de Joan Plaza. Fueron 35 minutos de nivel altísimo y un apagón difícil de digerir. Sin Brooks y sin Nedovic se había resuelto bien hasta que la chispa dijo adiós.

El trabajo defensivo de la primera mitad fue enorme. Se planteó de inicio un partido más lento y entre errores propios y ajenos, junto al buen tono cajista atrás, el tanteo apenas fue de 9-11 con un Khimki que vivía puramente de Alexey Shved. Así las cosas, el de Bélgorod sumaba los únicos puntos de su equipo al término del primer cuarto.

Salin estrenaba los marcadores de los dos primeros set del partido, pero la presencia de Waczynski y Alberto desatascó al equipo. El polaco cerró el 9-11 de inicio y sumó varios triples de valor. Entre ellos y Shermadini, que sumaba un 6/6 en tiros libres, se comenzó a abrir una renta a la que Shved se oponía. El escolta puso sobre la mesa el porqué de su altísimo caché con 17 puntos al descanso, asistiendo también a Monia para poner al Khimki por delante mediado el segundo cuarto (21-20).

Ahí es donde el Unicaja se puso duro y supo encajar el intercambio de golpes con un buen Soluade, al que Plaza pedía ocupar el rol de Nedovic... salvando distancias. El londinense cuajó unos nueve minutos interesantes sumando cinco puntos y dos asistencias al descanso para dar algo más de fluidez y electricidad al juego. Su aportación, además de la garra de Suárez en defensa y ataque, fueron importantes, así como el triple con el que Waczynski mandó al cuadro costasoleño a vestuarios con una buena superioridad (31-39).

Para contrarrestar Bartzokas propuso un ritmo endiablado a fin de romper el partido y entre idas y vueltas Anderson sumó siete puntos seguidos para reducir a tres la desventaja. Sucede que el Unicaja volvió a plantarse en firme con un quinteto más defensivo, con Augustine y Milosavljevic en cancha sumando para mantener ese margen que se rompería con los mejores minutos de McCallum en pista. Tras un triple de Salin, un robo del base norteamericano ponía a los de Plaza diez arriba (42-52).

El Khimki anduvo listo incluso sin Shved en cancha para no perderle la cara al encuentro. Así las cosas se puso seis abajo antes del último cuarto (49-55). Y ahí, cuando menos convenía, se apagó la luz. Honeycutt martilleó desde el rebote al Unicaja y suerte hubo de que la ausencia del escolta ruso mojó la pólvora de los de Bartzokas. Pese a los cinco minutos que pasó el cuadro cajista sin anotar, Waczynski y Augustine empezaron a generar para dar una ventaja que parecía casi lapidaria para el encuentro (60-66). Sería la mejoría del enfermo antes de perecer, porque de nuevo Honeycutt y Anderson acercaron hasta el empate con la última jugada de por medio.

Parece que al Unicaja que le entra el tembleque en las últimas defensas. Zalgiris y Baskonia ya se aprovecharon y esta vez le tocó al Khimki. Con ocho segundos por delante la jugada era clara: balón a Shved. El ruso se jugó su triple número 13 y le salió cruz. Pero ahí, cuando debía haber un hombre grande para firmar la prórroga, el que apareció fue Anthony Gill. Salin, un corderito en manos del pívot del cuadro moscovita. Palmeó el rebote sobre la bocina y envió al Unicaja al rincón de pensar.

Khimki (9+22+18+19) 68: Anderson 11, Shved 22, Jenkins 7, Thomas 4 y Gill 7 -quinteto inicial-. Honeycutt 11, Vialtsev 0, Vyacheslav 0, Markovic 2 y Todorovic 0.

Unicaja (11+28+16+11) 66: McCallu 10, Salin 9, Milosavljevic 6, Suárez 5 y Augustine 8 -quinteto inicial-. Soluade 5, Alberto Díaz 0, Díez 0, Shermadini 7, Waczynski 16.

Árbitros: Radovic, Rocha y Rossi. Ningún eliminado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios