Unicaja

El Unicaja paga un mal inicio (83-78)

  • Los de Plaza acusan un fatídico primer cuarto en defensa, a lo que se une la precipitación al final

  • Nedovic, con 23 puntos, y Brooks, con 14, dan la cara 

Nedovic, encimado por varios jugadores del Unicaja Nedovic, encimado por varios jugadores del Unicaja

Nedovic, encimado por varios jugadores del Unicaja / Ángel Medina G. / EFE

Se quedó con la miel en los labios el Unicaja. Supo ir a remolque tras un fatídico primer cuarto, pero no supo dar el estoque cuando Valencia pegó el bajón. Brooks se echó al equipo a las espaldas y empató el choque a tres minutos para el final. En el momento cumbre, los de Plaza gestionaron mal los minutos finales, donde fue Doornekamp el que estuvo certero para decantar la balanza. 

Pronto se empinó el partido para el Unicaja. Valencia salió sin complejos y con las consignas claras. Le iba el ritmo infernal y tenía a todos los jugadores metidos. Green, San Emeterio e incluso Pleiss desde el perímetro percutían un aro en el que había poca oposición. Adelante, nula presencia de Shermadini por dentro, lo que facilitaba la defensa taronja. El técnico catalán agitaba el árbol para cerrar la canasta propia. No surtió efecto porque los de Vidorreta movían y movían el balón y encontraban al tirador solo. Sastre de tres encendía las primeras alarmas (27-16). Salin daba un poco de aire, pero Thomas sobre la bocina abría trecho (31-18). 

El quinteto de Plaza hablaba de su descontento. Mucho cemento atrás para contener al ciclón naranja. El finlandés despertaba a los verdes con dos triples y Soluade con otro alimentaba la esperanza (37-27). El Unicaja recuperaba sensaciones, pero corría con el peso de ir a remolque. Vidorreta volvió a darle cuerda a Erick Green y el americano metía y asistía. Una ecuación irresoluble para los cajistas en la primera mitad. Dubjlevic aprovechaba un rebote para marcar renta a la media parte (50-36). 

Hizo un cambio de piezas Plaza y el equipo lo notó atrás. Subió la intensidad en defensa y en ataque comenzaron a fluir los sistemas. McCallum se enganchó con su primera canasta y el colectivo lo hizo con él. Augustine se hizo grande en ambos lados, especialmente para cerrar la canasta propia. Nedovic avisó con un triple y Brooks con un fadeaway dijo: "Ya estamos aquí". 54-52 y partido nuevo. Vidorreta aprovechó sus tiempos muertos para enfriar al rival. Lo consiguió porque desconectó un poco atrás. Doornekamp se estrenó desde y abrió hueco de nuevo (61-54). Brooks quería enganchar a los suyos y Pleiss, imparable en la pintura, daba la alternativa en Valencia (66-60). Nedo, sobre la bocina, servía un cuarto final de emoción (66-63). 

Con Valencia besando la cuneta, a los de Plaza le faltaba diente. Tanto que acumularon cinco minutos sin celebrar una canasta, hasta que Nedovic vio la luz (71-65). Estaba Valencia también negado, pero un par de acciones le había servido para abrir hueco. Con Unicaja subido en las barbas taronjas (75-75), la precipitación se adueñaba de los de Los Guindos. Un temple que sí tuvo Doornekamp para certificar la victoria de Valencia de tres (81-75). 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios