Unicaja

El Unicaja resurge (93-84)

  • Se impone al Khimki con sobriedad, sale del bache de derrotas y abandona el farolillo rojo

  • Imperiales Nedovic (19 puntos y 8 asistencias) y Augustine (14 puntos y 12 rebotes)

McCallum intenta taponar Jenkins McCallum intenta taponar Jenkins

McCallum intenta taponar Jenkins / Daniel Pérez / EFE

La línea de crecimiento del Unicaja sigue al alza. Lo corroboraron los cajistas tras un triunfo de postín ante uno de los equipos más en forma de la Euroliga, el Khimki. Demostraron poderío anotador los de Bartzokas, pero en los minutos finales sucumbieron ante un equipo a lomos de Nedovic y Augustine, con Díaz de excelso secundario. Triunfo para dejar de ser colista y salir del bache de cinco derrotas seguidas. 

Soltaron los árbitros el balón al aire y las tablas del Carpena se convirtieron en una autopista. Los 10 jugadores tenían lanzas, pero no escudos. Así, el partido viró en un ritmo frenético que iba en favor del Khimki. Movía bien el Unicaja y encontraba posiciones favorables para anotar. Sobrevolaban los cajistas y el Khimki se sostenía con el rebote ofensivo (10-8). En esas, Shved cogió las riendas para empezar su particular show anotador (28 al final), se quedó a un punto de su récord. El porcentaje de acierto rozaba el sobresaliente en ambas escuadras, que elevaban el tanteo (27-26). 

Alargó Plaza la rotación hasta que tuvo que mover el árbol. En esas, también por la segunda falta de Waczynski, entró Díez. La baja de Milosavljevic abría hueco al alero, que no había jugado en Vitoria ni en Zaragoza. Notaban menos la rotación los rusos, que estiraban los minutos del de Belgorod para recuperar el mando (37-39). Shermadini era el asidero sobre el que se sostenía el Unicaja. Cogieron su relevo Nedovic y Augustine, para reducir la brecha al mínimo al descanso (47-48). 

El paso por vestuarios hizo que los dos conjuntos levantaran el pie. Ello se traducía en sequía anotadora, siendo significativo que la primera canasta del cuarto (un triple de McCallum) llegase tras más de dos minutos de juego. Perdieron fluidez los cajistas y los de Bartzokas lo penalizaron con una secuencia de aciertos (50-54). En esas, emergió Waczynski para sostener. Shved seguía abriendo la defensa cajista hasta que Plaza dispuso a Nedovic y Augustine. Se combinaron para anotar 10 puntos y recuperar la alternativa (67-66). 

Volaba el Unicaja, que abría hueco (75-68). Ahí, una antideportiva, se están pitando en Euroliga, enfrío a los locales. Tuvo colmillo en ese momento el Khimki para recuperar terreno (75-75). Incluso Gill volteaba (75-78). Apareció entonces el tino de Díez, que requería de momentos así para recobrar moral. Dos triples suyos dieron aire (81-78) y el tercero ajustició (91-81). Entre medias, seis puntos del dueto de la noche, Nedovic-Augustine, ponían colchón contra unos rusos que lo fiaban todo a Shved. No hubo tiempo y la victoria se quedó en el Carpena. 

Unicaja (27+20+20+24): McCallum (7), Nedovic (19), Waczynski (-), Brooks (-), Augustine (-) - cinco inicial - Díaz (-), Salin (5), Díez (9), Suárez (-), Shermadini (10). 

Khimki (26+20+18+15): Jenkins (6), Shved (28), Anderson (9), Gill (17), Thomas (4) - cinco inicial - Markovic (3), Vialtsev (-), Honeycutt (7), Monia (6), Todorovic (4). 

Árbitros: Lamonica, Pukl, Van den Broeck. Sin eliminados. 

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 12 de la fase regular de la Euroliga disputado en el Martín Carpena ante 5.871 espectadores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios