"Son muy buenos, no imbatibles"

  • Plaza confía en sus jugadores, "un equipo serio y competitivo"

  • "Me gustaría que el pez pequeño se comiera al grande", suspira el entrenador catalán

Joan Plaza, pensativo durante uno de los partidos de esta temporada. Joan Plaza, pensativo durante uno de los partidos de esta temporada.

Joan Plaza, pensativo durante uno de los partidos de esta temporada. / javier albiñana

La Copa del Rey guarda ese aura de imprevisible. Es el torneo que dibuja el camino más corto a la gloria. El que abre el abanico de la imprevisibilidad, acortando la brecha entre transatlánticos y clubes más modestos. Es a lo que se agarra el Unicaja, que se bate el cobre esta tarde con el tetracampeón Real Madrid, que desde 2013 tiraniza una competición especial. "Tenemos que rezar", decía ayer Plaza en tono jocoso antes de subir al avión.

Tumbar a los de Laso requiere de una versión cercana al techo cajista, como reconoció el técnico catalán. "Aún sabiendo que estás jugando contra un equipo mucho mayor, con gran tradición ganando Copas, lo único que puedes limitarte es hacer lo que estrictamente depende de ti. Eso quiere decir no hacer regalos, reducir el número de pérdidas de balón, ser conscientes que debemos dominar nuestro propio rebote defensivo, no darles segundas oportunidades", expuso, para incidir en la gestión ofensiva: "En ataque, hemos de jugar alegres pero conscientes de que no podemos permitirnos una mala selección de tiros. Hay una serie de condiciones, un pequeño mantra, que hemos de tener si queremos tener alguna opción contra ellos".

El entrenador se agarra a la solidez en el aro propio para sostener al mejor ataque de España

Se coló el Unicaja un mes atrás por la rendija que hoy anhela. "Sabemos que a ellos, siendo un gran equipo y el favorito para ganar la Copa, les ganamos hace unas semanas. Hay veces que hay equipos capaces de romper apuestas. Vamos a intentar ser conscientes de nuestras limitaciones, de no hacer regalos, de divertirnos jugando", siguió Plaza, que ve posible la hombrada: "No descarto romper las apuestas, dependerá de que vayamos salvando rounds, tenemos cuatro en forma de cuartos y hay que llegar vivos al último y ahí dar la mejor cara. Ellos son muy buenos, pero no imbatibles".

"Solo pido que, en el peor de los escenarios, lleguemos a los dos últimos minutos con vida para ganar. Me gustaría ganar, pero en el peor de los escenarios quiero que se vea un partido muy disputado, que el equipo compita", explicó el entrenador cajista, que espera ser "competitivo": "Son un equipo de jugadores ganadores, pero nosotros somos competitivos, serios. Quizás en un play off a cinco contra el Real Madrid realmente es difícil poderlo ganar, pero intentaremos ser capaces de competir muy bien. Me gustaría que el pez pequeño se comiera al grande".

Una de las recetas pasa por montar la alambrada atrás. "La defensa puede ser clave, pero ellos son capaces también de defender muy bien. Nosotros debemos ser sólidos detrás. Eso nos puede permitir conseguir canastas más cómodas, aunque si el Real Madrid está a un nivel de eficacia alto es muy difícil ganarle", comentó el entrenador, que reconoció que la presencia de Doncic no le cambia el planteamiento del choque: "Le tengo respeto, sobre todo por lo que está haciendo a su edad, pero no más que a otros jugadores. La pelea de Felipe Reyes, las rachas de Carroll... No me da miedo un solo jugador, me da más miedo una persona como Llull, no tanto Doncic, valorando que está haciendo cosas increíbles".

Si Plaza cree es por las sensaciones de su equipo. "El equipo está ilusionado, hay ganas de intentar ser la sorpresa. Percibo que llegamos contentos. Nos hizo daño el tercer cuarto de Vitoria, pero desde noviembre se divierten jugando. Los veo felices y ayer [por anteayer] hicieron un entrenamiento muy bonito de ver", añadió el de Badalona, que resumió las enseñanzas que le dejaron ediciones anteriores: "Lo importante en una Copa es no desdibujarse. Has de jugar y divertirte, no jugar atemorizado".

En Las Palmas estará Brooks, que se perdió cuatro choques. "No lleva muchos entrenos con nosotros, está con ganas de entrenar y jugar, pero evidentemente se nota que lleva 10 días parado", remachó del ala-pívot italoamericano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios