unicaja

En la cima nacional

  • Suárez es el jugador español más valorado de la ACB

  • El ala-pívot ganó peso con la lesión de Shermadini

  • Está en plena madurez, siendo uno de los termómetros del equipo

Carlos Suárez lanza a canasta ante la defensa de Álex Mumbrú. Carlos Suárez lanza a canasta ante la defensa de Álex Mumbrú.

Carlos Suárez lanza a canasta ante la defensa de Álex Mumbrú. / acb photo

Suelen referir la mayoría de jugadores que por exigencia la Liga Endesa aún sigue siendo la mejor competición tras la NBA. Aprietan por detrás algunas pujantes como la turca o la rusa, con dinero por montera, pero aún parecen estar en un escalón inferior.

Existen conjuntos competitivos, la ACB metió dos entre los ocho mejores de la Euroliga; uno en la Final Four, el Real Madrid. También en la Champions League, el UCAM Murcia. El nivel medio es elevado, pero tiene aspectos donde existe un amplio recorrido de mejora. Se desintegra la liga en torno a jugadores nacionales, con menos hueco cada vez. Quedan algunos nichos donde el núcleo español resiste. Es el caso del Real Madrid, el Valencia Básket o el Unicaja, aunque en menor media, por enumerar algunos casos.

En los de Plaza están Alberto Díaz, Dani Díez y Carlos Suárez. Especial protagonismo para el ala-pívot, que en las últimas semanas se ha aupado como el jugador nacional con mejores promedios de valoración en la Liga Endesa. Un 13.1 de media, merced a 7.1 puntos, 5 rebotes y 2.7 pases de canasta. Unos guarismos que le sitúan en la cima.

El madrileño conjuga una madurez plena en su juego, totalmente adaptado al cuatro tras ser una referencia en el tres no hace tanto. Una metamorfosis física y mental que, aunque con reticencias al principio del jugador, se ha traducido en una mejoría evidente. El 43 es una pieza clave en el esqueleto de Joan Plaza, ofreciendo la mayoría de las veces una versión óptima y competitiva, que da entereza al colectivo -tiene el tercer mejor más/menos del plantel-.

Suárez, que no se perdió ningún encuentro esta temporada aún, ganó peso en el último mes. La lesión de Shermadini, faro del juego interior, unido a la dosificación de Augustine por parte del entrenador y a la adaptación de Jean-Charles; permitieron al de Aranjuez dar un paso adelante. Dejó ahí varios partidos que oscilan en la veintena de valoración, rozando un triple doble, territorio aún vedado en la historia de la competición, ante el Barcelona. Suele examinarse al interior más allá de los números, pero su rendimiento también pasa este filtro.

El ala-pívot no es el más valorado del equipo (Shermadini), ni el más anotador (Nedovic). Sí es el jugador más versátil. Anota y rebotea con suficiencia, pero donde recorrió más camino fue en la virtud asociativa. El capitán cajista ofrece a menudo clínics de creación de juego desde el poste alto y bajo, siendo un recurso de alta valía para Plaza. Más con finalizadores como el propio Nedovic o Shermadini, abastecidos por un generador sobresaliente.

Con Llull recién de vuelta y la elite nacional en la NBA, Suárez brilla en la cúspide. El menorquín y San Emeterio tienen mejores números, pero no jugaron dos tercios de los 31 partidos disputados. Al verde le persiguen Jaime Fernández y un miembro de la vieja retaguardia, Álex Mumbrú, que en tres jornadas se despide. La escalera baja con nombres como Felipe Reyes, Sebas Saiz, Oriola o Rudy Fernández, que dan relevancia a la temporada del interior del Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios