Unicaja

Un 'copito' en la arena

  • Sasu Salin regresa por tercera vez a Gran Canaria, donde guarda particular cariño del público

  • Eriksson, su sustituto de amarillo, trae buenos números

Salin, con Alberto Díaz en su llegada a Gran Canaria para la Copa. Salin, con Alberto Díaz en su llegada a Gran Canaria para la Copa.

Salin, con Alberto Díaz en su llegada a Gran Canaria para la Copa. / ELVIRA URQUIJO / EFE

Las dos temporadas que Sasu Salin pasó en el Gran Canaria Arena le sirvieron para ganarse un cariño especial del público. Por lo deportivo y lo personal, el finlandés dejó cierta y en sus últimas apariciones por la isla ya recibió el calor canario. Copito, como le llaman, tuvo una adaptación rápida al calor y la arena, ayudado también por una comunidad finlandesa que tampoco le abandona en Málaga. De los 1.000 en Gran Canaria a los 25.000 en la Costa del Sol, con impacto en la televisión suomi que ya le fue a visitar la temporada pasada.

Salin está ante su tercera aparición en Gran Canaria esta temporada. Primero en la Supercopa Endesa, en sus primeros minutos oficiales de verde en los que el equipo cayó ante el Valencia, luego en Copa, frente al Real Madrid, y hoy de nuevo, esta vez sí, para medirse a sus ex compañeros. A ellos se unió en febrero de 2015 procedente del Olimpija Ljubljana, disputando 83 partidos de ACB con 7.8 puntos de media tras dos años y medio. Llegó para ser temporero y acabó quedándose. El trabajo defensivo y su buen tono en el triple le dieron la llave.

El finlandés ha formado además parte de una buena historia reciente amarilla con los subcampeonatos de Eurocup y Copa del Rey, así como el título de Supercopa Endesa logrado en 2016 en Vitoria, ante el FC Barcelona. Tras acabar contrato este verano, el Herbalife fue al tanteo y no igualó la oferta del Unicaja, poniendo final a una historia de recorrido -entendiendo la estacionalidad del baloncesto- e intensa.

Mantiene buenas relaciones con Albert Oliver y Pasecniks, como reconocía en algunas entrevistas antes de la Copa del Rey. Con el pívot letón mantiene contacto habitual. Llegó Eriksson, otro nórdico, en su lugar. El cambio les ha salido no obstante para bien: 11.4 puntos promedia el sueco con un 45% en triples. Su mano desde lejos ya la conocía el Unicaja, al que echó prácticamente él solo de la última Copa desde la esquina.

Salin no es el único que se reencuentra hoy con el Gran Canaria Arena. También lo hace James Augustine, que debutó en el baloncesto español allí en 2008 y permaneció hasta 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios