El cuello deja a Suárez entre algodones

Suárez, con collarín. Suárez, con collarín.

Suárez, con collarín. / @CARLOSSUAREZWEB

El Unicaja tuvo que pagar un peaje en su grandísimo triunfo contra el Khimki. Carlos Suárez se llevó un golpe en los primeros instantes de su participación en el primer cuarto que le ha supuesto una "contusión cervical" que le hace ser duda para el importante duelo de hoy ante el Iberostar Tenerife.

Pese a jugar sin complicaciones durante esos ocho minutos en pista -metió un triple difícil y dio un par de asistencias-, tras sentarse en el banquillo y enfriarse comenzó a sentir dolor hasta dejar de poder mover el cuello, lo que le impidió jugar el resto del partido.

Más tarde, ya en casa, el jugador subió a su perfil oficial de Twitter una imagen ataviado con un collarín. "Me voy con premio a la cama pero contento por ver esos triples microondas de Dani Díez", rezaba el mensaje de Suárez, elogiando de paso a su compañero por los puntos que metió en el último cuarto. El club informó que a lo largo de ayer se encontraba mejor, aunque no del todo recuperado, por lo que entre los médicos y el cuerpo técnico se decidirá si finalmente el capitán está para jugar en el Santiago Martín.

La expedición tomó ayer a las 18:20 el vuelo que la llevaba hasta Tenerife, donde hoy tendrán sesión de tiro para terminar de preparar el partido. Dragan Milosavljevic también viajó con el equipo después de quedarse fuera del banquillo ante el Khimki. La lentitud burocrática en Serbia obligó al jugador a regresar el miércoles por la noche de Belgrado y solo pudo entrenar el mismo día del encuentro, por lo que en su lugar se sentó Soluade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios