unicaja | barcelona lassa

Al fin primavera

  • El Unicaja afronta el pico máximo de dificultad antes de los 'play off' ante Barcelona y, después, Valencia

  • Muchas ganas azulgranas para cerrar la racha de tres derrotas

Nedovic celebra una canasta en el Martín Carpena. Nedovic celebra una canasta en el Martín Carpena.

Nedovic celebra una canasta en el Martín Carpena. / acb photo

Se toca madera, pero parece que al fin ha llegado la primavera. Luce en sol tras semanas de lluvia y el inigualable efluvio de la estación que finiquita el invierno y preludia el verano, al menos antes de que el clima se vuelva loco, anuncia que la temporada de baloncesto ya no concede tregua. Realmente no la ha habido desde octubre. Pero sí avisa ahora de que no hay margen de error.

El Unicaja recibe al Barcelona en una situación inédita en los 123 partidos que ambos han jugado de manera oficial. Suma tres victorias seguidas el club malagueño, dos de ellas en el Palau Blaugrana. El tope anterior era dos, incluso en época de dominio malagueño en la ACB. Seguramente sea un accidente, pero hay que intentar prolongar la racha. El partido de hoy es capital para seguir echando aliento en el cogote del Valencia antes de ir el domingo a La Fonteta. La temporada hasta ahora ha transcurrido en unas coordenadas correctas para el Unicaja, pero la nota final se obtiene ahora. Y para que sea alta hay que regresar a la Euroliga. Los jugadores y el técnico, de manera más sutil, apuntan a ese cuarto puesto que puede ser la bisagra. Se han gastado balas con las derrotas ante el Fuenlabrada y el Betis, dos equipos que después han fallado bastante. Y pesan ahora.

Si alguien necesita motivos para ir al Palacio, ver a Nedovic es uno bueno

Enfrente llega un Barcelona bastante mejorado desde que Svetislav Pesic se hizo cargo del equipo. No sólo fue ese impacto inmediato que supuso ganar la Copa del Rey a los 10 días de aterrizar. Es una de esas historias que ocurren en el deporte y cuya explicación sólo está en las cabezas de los jugadores. Quizá ni eso. Pero desde aquello Pesic ha ido recuperando jugadores. Heurtel parece liberado de unos grilletes; Koponen, al que Alberto Díaz llegó a casi ridiculizar la temporada pasada en el duelo en el Carpena impidiéndole cruzar el centro del campo, mete triples a pares; Claver, que con Pesic jugó en Valencia quizá el mejor baloncesto de su carrera con 20 años, es un arma básica en la intendencia... Así ha ido rearmando un equipo confeccionado para pelear por la Final Four y que ha quedado por detrás del Unicaja en la Euroliga. Tomic es un pívot determinante y el Unicaja seguramente echará de menos a Shermadini ante él. Ya hubo un ensayo del partido de hoy en el de hace tres semanas en la Euroliga. Pero ya ambos equipos estaban entonces virtualmente eliminados. Ambos tienen mucho que hacer aún en la ACB. El Barcelona quiere la segunda posición y el Unicaja escalar hasta el punto más alto posible para posicionarse de cara al play off.

Seguramente una de las claves pueda estar en el nivel de anotación del partido. El Barcelona promedia 90 puntos por partido y a esos niveles, aunque el Unicaja ha ganado varias veces en las últimas semanas ahí, es más complicado para los de Joan Plaza. El técnico también tiene en este tramo final de temporada mucho que jugar. Su trayectoria está ahí, pero al salir al mercado pesa lo último que se ha hecho. Y acabar de pico alto la temporada le permitiría o quedarse en Málaga o aumentar (o conservar) caché.

En fin, un partidazo esta tarde en el Carpena. Ha sorprendido negativamente en el club que el ritmo de venta de entradas no ha sido alto. El Barcelona siempre es un equipo que vende y el partido importa bastante. Si falta un motivo para ir al Palacio, puede ser el último encuentro de Juan Carlos Navarro en Málaga. Y también uno de los últimos de Nemanja Nedovic. Un placer estético ambos. A uno se le ha padecido y a otro se le disfruta, no se sabe hasta cuándo. Mientres esté aquí, es obligatorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios