Un líder muy fiable (72-76)

  • Con sus desconexiones y taras, el Unicaja atrapa una nueva victoria en San Sebastián que le hace llegar como primero en solitario a la ilusionante Copa de Las Palmas

Joan Plaza ha hecho muchas cosas bien en este año y medio en Málaga, pero si hay que centrarse en la pista, lo más destacado es la competitividad que ha instalado en las cabezas de la plantilla del Unicaja. A los rivales de menor nivel que él los vacuna con una regularidad asombrosa, no hay errores de consideración, sea en el Carpena o fuera. Con más o menos diferencia, con esas censurables desconexiones que tiene sin falta en cada partido. No fue una excepción la visita al San Sebastián Arena, donde se impuso 72-76 tras un excelso inicio, un socavón en el segundo cuarto y un segundo tiempo sólido en el que los chispazos de Granger, Vasileiadis y Toolson sirvieron para amarrar un triunfo más que permite al Unicaja llegar como líder a la Copa. Sería una osadía, con el Barça y el Madrir por medio, decir que como favorito. Pero es una realidad que nadie ha ganado más de octubre a febrero en la Liga ACB.

La línea esbozada la temporada pasada este año se ha reforzado. Y por ahí se explica ese rotundo 18-3 que lidera la clasificación de la ACB, cualquiera lo diría. Alguna decisión, en algún momento, puede parecer incompresible desde fuera pero el plan de Plaza parece asumido en las cabezas de sus jugadores, cada vez mejor. En esa idea socialista de reparto de protagonismo el rival nunca espera qué jugador le puede hacer daño ofensivamente. Ayer emergió Golubovic como un martillo en el primer cuarto. Con 14 puntos en siete minutos puso el partido cuesta abajo para el Unicaja de inicio, en un parcial inicial de 7-18. El montenegrino es el jugador que más produce por minuto en pista en valoración del equipo. Tiene unas carencias de movilidad que hacen que Plaza no le emplee demasiado tiempo por los problemas en defensa, pero es uno de los jugadores que ha asumido que tendrá su cuota protagonismo y de lucimiento si aguarda sus momentos y oportunidades.

Desprovisto de David Doblas hasta el descanso por un esguince que se hizo en el calentamiento, el Gipuzkoa sufrió dentro de la zona. El cántabro daría otra dimensión a su equipo en el segundo tiempo. Pero el Unicaja se adormiló tras esa salida en tromba con Golubovic con la bandera (7-18). Y desde entonces encajó un parcial de 24-5 a caballo entre el primer y segundo cuarto. Esas desconexiones que tienen difícil explicación llegaron ayer antes de lo habitual. El Unicaja bajó el pistón y no es un equipo que gane sobrado si no está cerca de su máximo umbral de esfuerzo. Y el Gipuzkoa, un equipo sin talento abundante pero bien estructurado, con las ideas claras y un notable nivel defensivo, volteó el duelo con un parcial de 24-5 ante el atasco ofensivo del equipo malagueño.

La aludida fiabilidad del Unicaja ante rivales de menor nivel tiene parte de explicación en el margen de error que conceden. Ante contrincantes de máxima exigencia, si se quiere aspirar a cotas más elevadas, situaciones así son poco permisibles. La circulación de balón desapareció completamente y los intentos individuales también. No entraban los triples, hasta la última posesión del primer tiempo no anotó uno Granger. Pero, a pesar del parón súbito en la anotación, al descanso había cierto equilibrio (38-34) después de que el Gipuzkoa hubiera llegado a dominar bordeando la decena a favor.

Los cánones de igualdad presidieron la segundamitad, sin ningún equipo con diferencias considerables. El Unicaja recuperó el liderato con buenos minutos de Granger, lo perdió con la aparición de David Doblas, que generó problemas en el poste bajo, y ahí se jugaba un partido que tenía pinta verde si se alargaba.

La profundidad de banquillo malagueña es superior y, aunque se compense con el cansancio dehaber jugado un partido día y medio antes, concede armamento pesado. Si Caleb Green apareció para meter dos canastas buenas y dar una asistencia para un triple de Kuzminskas, el relevo lo cogió Kostas Vasileiadis. Con 55-56 y el marcador en el columpio, el griego anotó dos triples consecutivos que dieron una ventaja de siete tantos (55-62). Se le salieron dos después, uno de ello palmeado por Kuzminskas para subir dos puntos, para haber triturado el partido, pero el de Kilkis ofrece mejores vibraciones. Aunque el Gipuzkoa negó la derrota y volvió a colocarse a un punto (65-66), el Unicaja tuvo como flotador los tiros libres de Ryan Toolson, que sólo un falló uno de 12 que intentó, para atrapar una nueva victoria, la 18ª en 21 partidos. La Copa es otra historia, pero llegar líder a ella dice que las cosas en la Liga ACB se han hecho extrordinariamente bien a mes de febrero.

Ficha técnica: 

72 - Gipuzkoa Basket: Jordan (6), Dean (7), Dani Díez (10), Hanley (8), Huskic -cinco inicial- Huertas, Doblas (11), Olaizola (6), Franch (6), Grimau (9), Iarochevitch (9). 

76 - Unicaja: Granger (14), Toolson (15), Carlos Suárez, Thomas (4), Golubovic (16) -cinco inicial- Vázquez (4), Kuzminskas (7), Gabriel, Marcovic, Vasileiadis (10), Stefansson, Green (6). 

Árbitros: Conde, Martínez Fernández, Sacristán. Eliminaron por cinco personales a Dean. 

Incidencias: 5.000 espectadores se han dado cita en el San Sebastián Arena 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios