unicaja |anadolu efeszoran dragic. jugador del anadolu efes

"Mi mujer me dice cada verano que volvamos a Málaga"

  • El esloveno regresa a Málaga por primera vez desde que se marchó rumbo a la NBA con el equipo turco

  • Derrocha buenas palabras hacia la ciudad y el club: "Están en mi corazón, fui muy feliz esos dos años"

Zoran Dragic entra a canasta en un partido. Zoran Dragic entra a canasta en un partido.

Zoran Dragic entra a canasta en un partido. / efe

La voz de Zoran Dragic suena alegre antes de partir desde Estambul para llegar a Málaga, donde ya durmió anoche. No ha estado desde que se marchó cuando empezaba la temporada 2014/15 rumbo a la NBA. Habla con devoción de su etapa en Málaga. Zoki, confiesa, se hizo hombre aquí y está nervioso antes de jugar contra el Unicaja por primera vez desde su marcha vistiendo la camiseta del Anadolu Efes. Llegó hace un par de meses desde Milán y ha recuperado un alto nivel tras una grave lesión en la ciudad italiana. Fue MVP en una jornada.

-¿Qué significa Málaga para Zoran Dragic?

-Málaga es mi primera casa, el primer lugar en el que viví fuera de mi país. Cuando llegué a Málaga por primera vez hace ya seis años. Eso creó en mí un vínculo especial, un lugar especial en mi corazón. Es un partido emotivo para mí, sin duda.

-Fueron dos años, pero le dejaron huella.

-Sin duda. El primer año fue más de adaptación, pero pienso que tuve esa experiencia a gran nivel. El coach Plaza me dio un gran rol en el equipo, importante.

-De primeras parecía que no contaba con usted.

-Seguramente no me conocía lo suficiente. Pero hay que ver toda la foto completa. Creo que Manolo Rubia [entonces director deportivo] ayudó a que me diera esa oportunidad, yo era un jugador que le podía dar energía. Nunca le pude reprochar nada a Joan Plaza. Me dio una oportunidad de ser importante, dejó que hablara en la pista. Otros entrenadores no son capaces de hacerlo.

-Quedan dos compañeros de su etapa, Alberto Díaz y Carlos Suárez.

-Carlos vino desde Madrid, era un jugador importante y cuando vienes del Madrid... Le respeto muchísimo, es un gran compañero. Alberto cuando estaba allí era muy joven, no tuvo muchas oportunidades para mostrar lo que valía. Pero ya vimos cómo progresó, me alegré mucho por ese MVP de la Eurocup el año pasado. Ahora es un base de un buen equipo de Euroliga.

-Llegó la NBA.

-Es una de esas grandes oportunidades que pasa, un tren que hay que coger. Fui muy feliz en Málaga, pero pensaba que debía ir, no podía decir no.

-No pudo consolidarse allí.

-Estuve jugando algunos minutos, no tuve suerte para mostrar mi juego en la mitad de la temporada. En la NBA tienes diferentes cuerpos técnicos, a unos les gustas, a otros no... Llegué a Miami Heat y ellos estaban por encima del salario y me mandaron a Boston, allí el general manager me dijo que no sabía cuál sería mi rol, fue sincero. Decidí que no podía estar más tiempo en el banquillo y quise volver.

-Regreso a la Euroliga.

-Estuve bien en el Khimki, pero no conseguimos repetir en la Euroliga y encontré la opción de Milán. No tuvimos una buena temporada y en febrero tuve la primera lesión muy grave en mi carrera. Afortunadamente ha pasado y ahora soy feliz porque juego al baloncesto bien en Estambul. Siento que estoy de vuelta. Necesitamos tiempo, me dieron la oportunidad y juego con confianza.

-¿Ha mejorado como jugador respecto a sus años en Málaga?

-Tiro mejor ahora y creo que soy capaz de dar cosas en cada posición exterior, intento ser un all around. No es mi mejor arma el tiro, pero mentalmente soy más fuerte. Ahí sólo tengo palabras de agradecimiento para Paco Alonso, trabajó conmigo un año y me sirvió mucho. Sé que ahora es otra miembro del Consejo del club. Le mandé un mensaje de felicitación. Sé que su hijo Francis está muy bien en la NCAA, mete muchos puntos.

-¿Qué tal está su Efes?

-Cuando llegué al Efes nuestro primer entrenador era Perasovic, pero tres semanas después cambió. Vino Ataman, tuvimos varias derrotas en los últimos segundos. Podíamos ir mejor.

-¿Y cómo ve al Unicaja?

-Unicaja es siempre lo mismo. Son los underdogs pero siempre compiten. Tienen un gran entrenador, jugué con algunos de sus jugadores. Son muy peligrosos, sobre todo en casa. Seguro que el partido será duro, siempre lo es con esa afición. Nosotros queremos estar en el Top 8 aún, imagino que el Unicaja también.

-¿Le apetecería volver algún día al Unicaja?

-Si le das el contrato a mi mujer, lo firma ahora mismo [risas]. Cada verano me dice que volvamos a Málaga. Espero algún día volver a Málaga. Es un lugar especial para mí, sin duda. Fui feliz. Pero ahora soy jugador del Efes. Tengo contrato hasta final de año con opción a uno más. Todo el mundo tiene respeto en Europa por el Unicaja. Aquí están también Stimac y Simon que jugaron en Málaga y la adoran. Pero ahora somos profesionales y tenemos que mejorar a nuestro club.

-Será ahora el hermano de un all star de la NBA...

-Es increíble, un honor enorme. Creo que en Phoenix ya tuvo una gran temporada en la que lo mereció. Ahora fue por una lesión de otro jugador, pero creo que es justo que vaya. Es historia de Eslovenia, el primer jugador que lo va a conseguir.

-Está de moda el jugador esloveno. Su hermano, campeones de Europa, el fenómeno Doncic...

-Lo de Doncic es especial. Ese chico no tiene límite, hará lo que él quiera en el baloncesto si está sano. Le ves y parece que tiene 30 años, es de locos. Y claro, estamos feliz de que sea esloveno.

-Vimos a su hijo Marko en un gracioso vídeo seguirle a través de la tele cuando fue MVP.

-Ahora está con su madre en Eslovenia. Sí, me quiere mucho [risas]. Es un niño sano y bueno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios