real madrid | unicaja

El muro no pierde altura

  • El Unicaja rinde visita a un Real Madrid invicto menos de 48 horas después de caer en Grecial Nueva prueba de madurez para un plantel que busca en la competitividad su seña de identidad

Nemanja Nedovic realiza un mate en el encuentre de la pasada jornada ante el Real Betis Energía Plus. Nemanja Nedovic realiza un mate en el encuentre de la pasada jornada ante el Real Betis Energía Plus.

Nemanja Nedovic realiza un mate en el encuentre de la pasada jornada ante el Real Betis Energía Plus. / unicaja b. photopress

Volver a la Euroliga era disfrutar de luchar de tú a tú contra el Olympiacos en el inexpugnable Pireo, pero también tener que hacer frente al Real Madrid en menos de 48 horas. Estos escenarios no son nuevos para Plaza y el Unicaja, pero sí deben readaptarse. Se viajó en chárter a Atenas, lo que apacigua el cansancio, aunque pese a ello el tiempo para reponerse es mínimo. Cuando salten los cajistas a la madera del WiZink Center tocará de nuevo estar a la altura del listón y mostrar como poco, idéntica imagen al viernes. No es sinónimo de victoria, pero sí de no perder el hilo del choque.

Madrid será la segunda etapa de este pequeño primer Tourmalet que afronta el club de Los Guindos en 10 días. Dijo el entrenador que los partidos marcados en rojo son el del Brose y el de Estudiantes, pero lo que se pesque entre medias bueno será. No implica esta sincera declaración que el objetivo es hacer el zurrón más grande cada noche.

No repetir el ínfimo porcentaje en el tiro libre y aprovechar sus bajas por dentro, básico

Frustró la derrota ante el Olympiacos, pero sentó cátedra. El diagnóstico es que el equipo está para competir en cualquier plaza, también en las cinco estrellas como las de esta tarde. Y que posee ese coraje para mantenerse en pie cuando el viento sople en contra. Pero que también las concesiones se pagan grandes con los transatlánticos. Tan caras que dejan triunfos de prestigio en el camino.

La escalera para alcanzar ese techo imaginario pasa por prescindir los altibajos. Los impulsos finales tienen menos incidencia de la que deberían si un socavón ya separa a ambas escuadras. Si esconder las carencias es de párvulos en el deporte, también lo es intentar exprimir todo el jugo de tus virtudes. En esas repetir el dantesco porcentaje en el tiro libre del viernes (56,7%) es coto prohibido. Más aún cuando la buena dinámica en la ACB reside en la fiabilidad desde el 4.60, siendo el mejor equipo en esa vía con un 86.4%. En el rebote ofensivo lucen de igual forma los de Plaza, senda a explotar más aún si cabe hoy ante un Madrid bajo mínimo en la pintura. Las ausencias de Kuzmic, Randolph y Thompkins hacen daño en muchas facetas, pero con especial foco en las capturas. Falta por ver la capacidad del Unicaja ahí para percutir y sumar.

También es escenario para que algunos se reivindiquen o sigan en su dinámica ascendente. Si alguien del plantel verde guarda buen recuerdo del hogar merengue es Giorgi Shermadini. Se antoja como el lugar idílico para ese repunte que el georgiano necesita para coger la confianza que le hace un jugador diferencial. El curso pasado ya fue un factor indescifrable para los de Pablo Laso. Ahora tiene mejores armas, pero aún no sabe bien cómo empuñarlas. Entre Liga Regular, Copa del Rey y play off, el poste se vio las caras con los blancos en seis ocasiones, firmando unos números sensacionales. Sus medias fueron de 21,6 puntos y 28,0 puntos de valoración por noche. Con Kuzmic en el dique seco, pocos hombres merengues pueden hacerle frente.

Nedovic, con sabor amargo tras pisar esa línea en el último minuto, debe aprovechar el mayor foco del choque, calificado por la ACB como el Partidazo del Domingo. Qué mejor día para echarse al equipo a las espaldas y conducirlo a una hazaña tan compleja.

Existen más casos en similar situación, pero la tercera pata para la que el choque es buen acicate es para McCallum. Odiado y amado según el momento, el americano debe acercarse más a esa versión en la que el grupo cabalga a sus lomos. Doncic castigará duramente su cualquier precipitación del de Detroit. El Pireo y Madrid son dos buenas plazas para curtirse y recortar minutos al reloj de la adaptación.

Dejó mala impresión en la Supercopa, pero una vez empezó lo serio, el Real Madrid ha estado intratable. Luce menos que en anteriores años bajo el mandato de Laso, pero la efectividad es, en algunos momentos, superior. Cuenta todos sus choques, entre ACB y Euroliga, por victoria y puede presumir de triunfos de prestigio en Turquía y Valencia. De momento no echa en exceso de menos a Llull, aunque esta semana ha recibido un duro golpe en la línea de flotación. Veremos cómo se repone y si acude al mercado o no. Esta tarde irá con lo puesto, que, por otro lado, no es poco. Eso sí, está el Unicaja ante el equipo más débil que pudiera encontrarse. Diezmados por dentro y fuera parecen más ganables que en anteriores ocasiones.

Otra gran prueba para el Unicaja de cara a comprobar si lo visto ante el Olympiacos fue un espejismo o es el camino por donde discurre el horizonte. Una alegría en Madrid sería un tremendo chute de confianza para la tropa verde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios