La palabra de Richard Hendrix

  • El Unicaja temió otro 'caso Todorovic' porque al norteamericano le llegó una oferta superior, pero mantuvo el 'OK' que le dio a la proposición cajista

El Unicaja rezuma tranquilidad después de la confirmación de la contratación de Richard Hendrix. Quedan por perfilar los dos jugadores que completarán la plantilla. El debate entre Germán, Stefansson y/o canteranos se pone sobre la mesa ahora que el núcleo duro de 10 jugadores está definido. Plaza pretende una plantilla de 14 jugadores, con el malagueño y el islandés más Soluade y Karahodzic. Desde el Consejo se aboga por incluir de facto en la plantilla al menos a uno de los jóvenes. Es momento de debatir en Los Guindos sobre el asunto, pero ya con cierta tranquilidad tras consolidar el bloque de 10.

El último fue Richard Hendrix, en una negociación que se ha alargado en el tiempo. Se había hablado con sus agentes desde que acabó la temporada, pero la comunicación no era sencilla. El caché de Hendrix era demasiado elevado, bastante más del doble de lo que cobrará la próxima temporada en Málaga. Pero a medida que se caían otras opciones más avanzadas la remuneración del pívot estadounidense iba bajando. Aunque la primera opción era John Bryant, la que más cerca estuvo de cristalizar fue la de Marko Todorovic. Los agentes del montenegrino habían dado el OK pero mientras se cruzaban contrato apareció la oferta del Khimki, tumbativa e inalcanzable para el Unicaja.

Richard Hendrix estuvo siempre en la cabeza de los responsables cajistas, pero su caché inicial le convertía en inviable al comienzo del verano. Pero los caminos confluyeron hasta que se convirtió en la última semana en el nombre concreto sobre el que percutir ante la indefinición de Mavrokefalidis. Tardó en trascender su nombre, lo que permitó al Unicaja moverse con sigilo. Y tres días atrás, Hendrix dio el plácet a la oferta cajista. Sucede que se pudo repetir el caso Todorovic. Antes de firmar le llegó una oferta superior económicamente a lo que ganará en Málaga. Pero Hendrix, que ya había hablado con Carlos Jiménez y le había dicho que sí se enrolaba en el proyecto cajista, se mantuvo fiel a esa afirmación y estampó su firma para jugar la próxima temporada con la camiseta del Unicaja, algo que, lógicamente, ha gustado en el seno del equipo malagueño.

Gente cercana al jugador norteamericano asegura que Hendrix guarda un grato recuerdo de su experiencia en el CB Granada, la primera que vivió en Europa tras su etapa universitaria, y tenía ganas de volver a la Liga Endesa y, sobre todo, de regresar a la Euroliga, un detalle que continúa siendo diferencial para los jugadores a la hora de elegir destino y que el Unicaja emplea durante los tres últimos lustros.

Cerrado Hendrix, queda un núcleo que aumenta en físico y capacidad atlética de manera apriorística respecto a la temporada pasada. Así que en Los Guindos hay bastante satisfacción, a la espera del redondeo final de los jugadores 11 y 12.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios