unicaja | delteco gbc

Un partido con trampa

  • El Unicaja recibe a un Delteco sin mucho nombre pero que realiza una notable temporada que le tiene cerca de la salvación

  • Plaza explora maneras de relevar a Shermadini

Un entrenamiento del Unicaja en el Carpena. Un entrenamiento del Unicaja en el Carpena.

Un entrenamiento del Unicaja en el Carpena. / javier albiñana

Desde el 4 de febrero no jugaba el Unicaja un partido de ACB en el Carpena. Salidas consecutivas, parón copero y de ventanas... El calendario especialmente asimétrico de esta temporada tiene estas cosas. Quedan 13 partidos de temporada regular en la Liga Endesa, ocho de ellos en casa y cinco fuera. Huelga recalcar la importancia de amarrar los partidos en casa desde aquí al final. Si hay un alto grado de fiabilidad será más alto el puesto. El colapso (una victoria entre el segundo y el séptimo) en los puestos altos de la clasificación tras el intratable Real Madrid hace que cada encuentro valga mucho. Y el Unicaja está avisado de la capacidad de pelea del Delteco GBC.

Allá por noviembre, el Unicaja naufragaba en Illumbe, había momentos de zozobra porque el equipo no acababa de ensamblarse y en ese mal paso se perdió la opción de ser cabeza de serie en la Copa. Ha mejorado desde entonces el equipo malagueño, cerca del Top 4 que siempre da la seguridad de ser cabeza de serie en el cruce de cuartos. Mira de frente al Valencia y por el retrovisor al Gran Canaria. Parece la batalla clara por una plaza en la Euroliga de la próxima temporada, con algún outsider como Andorra.

Empieza la vida sin Shermadini, a la que el Unicaja tendrá que acostumbrarse hasta mayo. El pívot georgiano ha sido determinante ante equipos de zona media baja, que no encontraban antídotos ante sus cualidades. Se pierde una referencia interior que desde diciembre se ha acercado al rendimiento que se esperaba cuando se acometió su contratación. Es un proceso de reajuste en el que, a la espera de que llegue el fichaje que se busque, debe dar un paso adelante Viny Okouo. Quizá no esté para dar el nivel en Moscú, pero sí debe ofrecerlo ante el GBC, en Sevilla o con el Fuenlabrada, los próximos compromisos. Esos 10 o 15 minutos de calidad que no sobrecarguen a Augustine, por más que Carlos Suárez esté preparado para ejercer de cinco.

Enfrente, un equipo que juega bien al baloncesto. Empezó como un tiro, pero después, no ganando tanto, no se ha caído. Llega con la moral a tope después de vencer en el derbi vasco ante el Retabet. "El Unicaja es un equipo que si tiene un momento bueno, puede sacarte del campo. Tenemos que ser valientes y jugar alegres. El rival tiene un potencial mejor que el nuestro y hay que intentar sacar el máximo de ese partido. No se ha tocado techo y se puede seguir progresando", analizaba su entrenador, Porfi Fisac, con la mente puesta en las 12 victorias que dan normalmente la salvación matemática.

Jornaleros del baloncesto FEB como Salvó, Pardina o Pérez, talentos como Norel y Clark, que apuntaban más alto de juniors pero que suman entre los dos más de 500 partidos en ACB, otro veterano como Van Lacke y americanos que han cuajado bien como Chery, Agbelese o Swing conforman el menú de un rival engañoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios