unicaja

El perenne vigor en el rebote

  • El Unicaja sigue siendo el equipo con más capturas ofensivas en la ACB (13.5).

  • Temporalmente, el equipo de Plaza es la mejor defensa de la competición (71 por duelo).

Giorgi Shermadini captura un rebote ante el Fenerbahce. Giorgi Shermadini captura un rebote ante el Fenerbahce.

Giorgi Shermadini captura un rebote ante el Fenerbahce. / javier albiñana

El Unicaja ha jugado seis partidos oficiales esta temporada. En ninguno de ellos perdió la pelea por el rebote. Igualó en esa faceta en la derrota en Fuenlabrada (26-26). En los otros cinco venció en ese apartado estadístico por 7.5 de diferencia. Ha sido una tendencia clara en la época de Joan Plaza. Cuando cambian tantos jugadores (sólo Suárez sigue desde que llegó) y queda ese liderazgo en esa estadística es que hay unos coordenadas básicas, una idea que se cumple. El Fenerbahce cogió ocho rebotes menos que el Unicaja en su partido en el Carpena. Nada menos que 16 capturó en el aro turco el equipo malagueño, detalle esencial en la victoria. Hay pocos, quizá ninguno, equipos más atlético y físicos que el Fenerbahce, por más que haya perdido a un jugador como Udoh.

Es habitual escuchar a los entrenadores rivales en las previas de los partidos loar las cualidades reboteadoras del Unicaja, sobre todo en la vertiente ofensiva. No ha bajado de 11 en los seis partidos oficiales. Sólo siete equipos promedian más. Los 13.5 en ACB son el tope. En la primera jornada de la Euroliga, sólo el Anadolu Efes (19) superó al cuadro malagueño, que en su última temporada en la máxima competición acabó de líder esa faceta.

Es el comienzo de la temporada y habrá que persistir en esta línea para tener más posesiones que el rival. Es una de las señas de identidad de la filosofía de Joan Plaza. Ahí tiene importancia la figura del tres. Dani Díez fue una de los mejores reboteadores del equipo el ejercicio pasado, Waczynski confesó que ningún entrenador le había pedido esa contundencia en el rebote ofensivo y Milosavljevic no rehusa esa suerte. De hecho, la última canasta del Unicaja en el partido ante el Fenerbahce fue un rebote en ataque del serbio.

Es una anomalía estadística que se terminará corrigiendo, pero James Augustine rebotea más en ataque (3.2) que en defensa (2.7) para ser el mejor en esa faceta del equipo (5.9). Pese a ello, no hay un jugador cajista entre los 15 mejores reboteadores de la Liga Endesa en este arranque. Sí están Augustine y Brooks en el Top 10 ofensivo. Lo cual indica que es una labor coral de toda la plantilla. En un baloncesto en el que en torno al 40% de los tiros en juego son triples, y por ende el lugar de caída del rechace es más imprevisible, la importancia de los exteriores en esta labor es, con el bloqueo de sus pares o con la captura, determinante. Salvo Soluade, el resto de 13 jugadores del plantel promedia al menos 1.2 rechaces por duelo. Esta semana, ante equipos del calado del Olympiacos y el Real Madrid, habrá pruebas más duras para comprobar la fiabilidad del Unicaja en esta faceta.

Hay otros detalles estadísticos en este arranque de temporada que están llamando la atención. El Unicaja fue durante la temporada pasada el peor equipo en tiros libres de la Liga Endesa. En esta ha empezado como el mejor, de largo de la competición. Lo atestigua ese 86% tras cuatro jornadas. Suele referir Joan Plaza que el acierto desde los 4.60 metros es un buen indicador de la concentración con la que un equipo ha afrontado un encuentro. También influye el relevo de Shermadini por Musli. Lleva 100% el georgiano desde la línea y el serbio batallaba en torno al 50% el año pasado.

También es el Unicaja la mejor defensa de la ACB en este arranque (71 puntos por partido), más los 67 recibidos ante el Fenerbahce. La debilidad de San Pablo Burgos y Betis, dos de los cuatro partidos jugados, coloca un asterisco en ese campo a la espera de que vengan contrincantes de mayor calidad para juzgar los mecanismos defensivos de esta temporada con más certezas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios