unicaja

Sin preferencias

  • En el seno del Unicaja se espera con tranquilidad el desenlace de la otra semifinal sin un gusto claro

Dyson (Hapoel) entra a canasta ante Rafa Martínez (Valencia). Dyson (Hapoel) entra a canasta ante Rafa Martínez (Valencia).

Dyson (Hapoel) entra a canasta ante Rafa Martínez (Valencia). / efe

Comentarios 0

El Unicaja inició un periodo exprés de reseteo y distensión de casi 72 horas. Ha sido un periodo de ocho partidos en 19 días y llega un merecido receso. Acabó y empezó con derrota el periplo tras la Copa, pero entre medias se lograron seis victorias y cuatro de ellas propiciaron que se haya colocado el equipo de Joan Plaza en una final de Eurocup, hito que no se veía en Málaga desde que empezó la travesía de 15 años por la Euroliga. La recompensa, descanso desde que acabó el partido ante el Movistar Estudiantes hasta el miércoles, cuando se retomará la actividad para preparar lo muy atractivo que viene, la visita a Valencia y la final de la Eurocup.

El Unicaja tiene la suerte, porque ha hecho los deberes, de ver mañana con cierta tranquilidad el tercer partido de la otra semifinal, que mide mañana en La Fonteta a Valencia Básket y Hapoel Jerusalem. Valencianos y jerosolimitanos mantuvieron el factor cancha en sus respectivos partidos en casa, si bien los de Pedro Martínez tuvieron en su mano sentenciar el pase entrando por delante en el último cuarto. Su reacción venciendo dos días después en la casi inexpugnable pista del Iberostar Tenerife en la Liga Endesa habla de que sigue en pie pese a las importantes ausencias de Kravtsov, Vives y Diot. Bajo el lema #CalderaTaronja se prepara un gran ambiente. Ayer anunciaba el club que hay "lleno técnico".

"Quiero desear suerte a Valencia, aunque sorprenda quiero que lleguen a la final. Es un equipo español y sería bonito para la ACB una final española", eran las palabras de Joan Plaza, en plena euforia, tras alcanzar la final el pasado viernes. Es el único miembro del Unicaja que se ha pronunciado sobre sus preferencias en la final. Esa sorpresa a la que aludía el técnico puede explicarse por las tres derrotas, la última bastante severa en La Fonteta, que ha padecido el Unicaja con el Valencia esta misma temporada. Enlazan con las dos sufridas, aunque los equipos hayan cambiado, en el play off de la ACB la pasada temporada. Son cinco derrotas seguidas ante Pedro Martínez y su equipo. Ya antes del último partido entre ambos equipos, Martínez decía que "lo lógico es perder ya porque somos dos equipos de nivel parecido y no es normal que uno gane tanto".

Al resto del vestuario o a dirigentes, tanto en público como en privado, no se logra sacarle una preferencia clara. Se sabe que los dos rivales serán durísimos y no hay una ventaja clara entre uno u otro, como sería tener factor cancha o no. Se tiene en cuenta esa racha tan negativa contra el Valencia, pero también hay esperanzas para vencer en el caso de que sea el rival. El hecho de que se produjeran tantos enfrentamientos seguidos puede hacer dudar al equipo teóricamente con ventaja. Se vio, por ejemplo, ante el Bayern. Tres victorias seguidas alemanas, con sensación de ser inabordables, dieron paso a dos triunfos y el pase a semifinales. Se asemejan las características del Bayern con el Valencia por su capacidad física. El segundo partido de Múnich seguramente marcó un antes y un después en cuanto a mentalidad en la temporada cajista.

Buena parte de la plantilla vio el pasado viernes al mediodía el Hapoel-Valencia. Y pudo comprobar cómo de difícil es ganar en el Pais Arena de Jerusalén por el gran ambiente que se crea en las gradas. La apuesta es poderosa en la simbólica ciudad santa, por plantilla y por inversión y su única vía para entrar en la Euroliga es ganar la Eurocup.

El Unicaja espera el desgaste de los rivales sin una preferencia nítida. Si la hay, la guardan.

más noticias de UNICAJA Ir a la sección Unicaja »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios