baloncesto argentina

18 puntos y un reencuentro

  • Carlos Cabezas se luce ante la mirada Walter Herrmann en el San Martín-Regatas

Cabezas y Herrmann. Cabezas y Herrmann.

Cabezas y Herrmann. / m. g.

Meses atrás, Carlos Cabezas y Walter Herrmann se entrenaban juntos en la Reserva del Higuerón y Marbella para no perder la forma. El base malagueño refichó más tarde por el Guaros de Lara venezolano mientras el alero argentino pasaba unas semanas de descanso con la familia de su mujer, malagueña. Cabezas fichó hace unas semanas por el Club Regatas de Corrientes para emprender una aventura en Argentina, de momento por dos meses. Y la anterior madrugada se jugaba un derbi, el San Martín-Regatas, en la LNB.

Por allí estaba Walter Herrmann, que no se ha retirado aún defenitivamente, espera opciones. Mientra tanto, se dedica a realizar charlas motivacionales por distintos puntos de Argentina junto al ex boxeador Maravilla Martínez, ex campeón del mundo. Estaba en Chaco, al otro lado del Río Paraná, y se acercó a visitar a su ex compañero en el Unicaja. Juntos consiguieron Copa y Liga en 2005 y 2006. En su estancia en Málaga, Herrmann fue homenajeado y obsequiado con una camiseta durante el Unicaja-Gran Canaria.

En el partido, perdió el Club Regatas de Carlos Cabezas (79-72), aunque con gran actuación del base malagueño, que metió 18 puntos (6/9 en tiros de dos y 2/3 en triples) en un duelo de máxima rivalidad, el derbi de Corrientes, una zona donde el baloncesto tiene predicamento. Además, capturó tres rebotes, dio dos asistencias y robó dos balones para ser, con 19 tantos, el hombre más valorado del encuentro.

El Regatas de Cabezas es ahora mismo noveno en la temporada regular (16-16) a seis partidos del final de la temporada regular. El reto es quedar entre los ocho primeros para tener el factor cancha en la primera ronda de las eliminatorias por el título. Se empieza a jugar en los octavos de final y desde ahí los 16 mejores se van eliminando. La primera impresión que ha causado en Argentina el base malagueño (37 años) ha sido bastante buena. En principio, firmó por dos meses, hasta el final de la temporada, pero en función de cómo evolucione puede plantearse la continuidad en una liga que va ganando peso en el continente americano. Militan en ella jugadores argentinos que regresan tras periplos por Europa, caso de Matías Lescano en el rival al que ayer se midió Cabezas, y algunos prometedores jóvenes que ya llaman a las puertas de la selección nacional junto a americanos de distinto nivel. Una buena experiencia para el base malagueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios