Carlos suárez garcía-osorio. jugador del unicaja

"Mi sueño es volver a estar en el autobús celebrando algo grande"

  • El capitán, quinto jugador con más partidos (289) en la historia del club, repasa su trayectoria

  • "La final de la Eurocup es el mejor partido que he jugado nunca", dice

Carlos Suárez posa para 'Málaga Hoy' en la pista principal del Carpena. Carlos Suárez posa para 'Málaga Hoy' en la pista principal del Carpena.

Carlos Suárez posa para 'Málaga Hoy' en la pista principal del Carpena. / reportaje gráfico: javier albiñana

Con la maleta hecha para embarcar a Siena, una llamada le cambió la vida. Tomó dirección Málaga, donde desde entonces jugó 289 partidos, siendo ahora el quinto jugador con más encuentros en la historia del club de Los Guindos. El mítico Montepaschi quedó en nada meses después y él se convirtió en estandarte del Unicaja. Casi un lustro después cambió de número, de posición y levantó un título. Una metamorfosis compleja, pero que ya pasó Carlos Suárez (Aranjuez, Madrid; 1986) al que la Eurocup lejos de saciar le dio más hambre. El capitán verde, un enamorado de Málaga, hace una radiografía de su figura. Un tipo maduro, con las ideas cristalinas y que deja reflexiones sugerentes.

-¿Semana muy dura, no?

-Sí, tenemos al mejor rival de Europa, por la clasificación y por cómo lo ha hecho durante este año. A ver qué pasa con los lesionados, si recuperamos a gente. Vamos con la máxima ambición a Moscú. No sin mirar el partido del Gipuzkoa Básket, que es igual de importante.

-¿Trastocan mucho las lesiones a esta altura?

-Sí, por los entrenamientos, donde tenemos gente que no está jugando en su posición. Está claro que trastoca. Tenemos a James y a Gio sin poder entrenar y no sabemos si podremos contar con ellos en los siguientes partidos, pero tenemos que dar un paso adelante el resto para poder estar al nivel del partido el viernes. También el domingo, que es muy importante para la Liga Endesa.

-¿Qué balance hace del curso llegados hasta este punto?

-Creo que positivo. En la Euroliga estamos compitiendo muchísimos partidos. Estamos teniendo mala suerte o el infortunio de no ganar en los últimos minutos partidos que tenemos controlados, pero que se escapan por pequeñas tonterías. También hay que ver lo que estamos haciendo en la ACB, donde estamos ahí arriba, a una victoria de los mejores. Queremos optar a ser cabezas de serie.

-Esos finales a los que alude coartan de posiciones más ambiciosas, ¿cómo los explica?

-Nos ha faltado un poco de experiencia para saber jugar esos minutos. A base de hostias se aprende y espero que nos sirva para lo que queda de temporada, que es una parte muy importante.

-Tras caer en Belgrado, ¿le dais más importancia a la ACB?

-Nos equivocaríamos si pasáramos de la Euroliga, tenemos que competir cada partido como si fuera el último. Son finales. En la ACB son igual de importantes porque queremos ser cabezas de serie y hacer algo bonito esta temporada.

-¿Es tan complejo compaginar ACB y Euroliga como le decían?

-Sí, es duro. Ahora se empieza a notar. Me decían que después de la Copa del Rey se empieza a notar y es cierto que sí que te cuesta. Te cuesta bastante, pero nosotros queremos jugar con los mejores. Nos costó muchísimo llegar hasta aquí y por qué no, queremos estar con los de arriba, competir con los grandes equipos. Eso es lo que tiene la Euroliga, un calendario más apretado, menos descanso. Nos podemos quejar, pero para nada lo cambiaríamos por estar en otra competición.

-Esta semana entró en el quinteto de jugadores con más partidos en la historia del club. ¿Qué presenta para usted?

-Un orgullo para una persona que no es de Málaga, que no se ha formado en el Unicaja. El hecho de haberme dado esa oportunidad, que hace casi cinco años... La verdad es que es una de las mejores decisiones de mi vida. No pensaba que iba a estar tanto tiempo porque nunca pensé estar tanto tiempo en un sitio que no es tu casa. Ahora mismo para mí, Málaga es mi casa. De hecho me he comprado aquí una. Estoy muy contento, mi familia igual, y eso para mí es super importante. Más que estar en un sitio donde te den más dinero. Aquí estoy muy contento, me siento reconocido por la afición y por el club. El hecho de estar con gente en el quinteto que ha sido todo en el baloncesto español y malagueño es un orgullo.

-¿Qué le ha enganchado tanto a Málaga?

-Es una gran ciudad, pero no es como Madrid que es todo caos. Es muy fácil llegar a todos lados. Para mí los atascos aquí no existen, por mucho que la gente diga que sí, son una tontería si los comparas con los de Madrid. En 15 minutos sabes que vas a estar en el Carpena. La gente también es mucho más abierta, la afición también está más volcada con los jugadores. Muy parecido a cuando estaba en el Estudiantes. En el Madrid la exigencia del aficionado es del fútbol, no quiero decir que sea peor, pero mucho más exigente. Aquí también lo es, pero comprende más al jugador. Se recuerda más al aficionado malagueño.

Carlos Suérez, durante la entrevista. Carlos Suérez, durante la entrevista.

Carlos Suérez, durante la entrevista.

-Por lo que dice, parece que ha encontrado su sitio.

-Sí, no quiero decir que en el Madrid no lo encontrase, pero fue un ciclo que se acabó y era lo mejor que me podía pasar en ese momento. Empezaba a perder un poco la ilusión por jugar al baloncesto y necesitaba un cambio en mi vida, salir fuera de Madrid. Al final fue Málaga, pedí referencias y me dijeron que no lo dudase.

-Ha dicho alguna vez que ha madurado a base de palos.

-A nivel de exigencia el Madrid es todos los días al 100%. Si se perdía un partido parecía que se había acabado el mundo, es el Madrid, el club más laureado de Europa. Llega un momento donde no estaba a gusto. Muy contento con mis compañeros y el entrenador, pero no me sentía bien y necesitaba un cambio. El hecho de madurar a base de esos momentos deportivos malos me ha venido muy bien en estos momentos que he estado aquí en Málaga.

-Durante casi este lustro que lleva en el Unicaja cambió hasta de posición.

-Me costó muchísimo el primer año. De estar jugando el año anterior muy bien, muy cómodo, a pasar a hacerlo con gente más grande, pegarte más por dentro, me costaba mucho más. Tuve que cambiar mi cuerpo para jugar por dentro, pero al final el tiempo pone a cada uno en su sitio. Lo hemos visto, he estado jugando bien, incluso haciéndolo de cinco ganando una Eurocup y levantando un título. Solo por eso ha merecido la pena.

-¿Costó más en el aspecto físico o mental?

-Las dos cosas. Llegó un momento al principio de temporada del año pasado que tuve que pensar y decir 'es lo que hay y aunque no me encuentre a gusto tengo que transformarme mentalmente para poder rendir'. Di ese cambio y la verdad es que no me puedo quejar como jugué y lo hago ahora.

-¿No llegó a pensar en irse a otro equipo donde le dejasen jugar en su posición natural?

-No porque lo hablé con el entrenador, él quería que siguiese y esa fue la decisión. Yo lo único que quería es que si era un lastre que me lo hubieran dicho. El entrenador siempre ha confiado en mí en esa posición, aunque sabía que en el primer año me iba a costar, y así ha sido. El segundo año mucho mejor, con mucha confianza, y el tercero esperemos que sea incluso mejor.

-Como dice se le ha visto de cinco, ¿cómo se siente?

-Ahora mismo estamos en una situación especial por lesiones de jugadores y tenemos que jugar de cinco. A intentar hacerlo de la mejor manera posible y paliar ese déficit de estatura y de peso y a base de otras cualidades defender de una manera que los pívots que tenemos pueden hacerlo mejor.

-El calendario indica Moscú. Allí espera un buen amigo suyo, Sergio Rodríguez.

-El CSKA es una grandísimo equipo y ha fichado al mejor base de Europa. Sergio ha vuelto de la NBA, perfectamente podría estar allí jugando, pero llega el CSKA y le ficha de sustituto de Teodosic. Está muy contento, es un jugador muy importante para ellos. Aquí en Málaga fue el que nos ganó el partido, esperemos que esté tranquilito el viernes y nos dé opciones de estar en el Top 8.

-Con él compartió muchos momentos bonitos en el Estudiantes y en el Real Madrid. También en la selección junior, ¿le queda la espina de no haberse hecho con un puesto en la absoluta?

-¿Una espina por no poder jugar un Mundial, un Europeo o una Olimpiada? Pues sí, pero son cosas que pasan, ciclos de la vida. Tuve esa oportunidad de ir y al final no pasó y decidí no volver a ir. Ahora tienen otros jugadores, que vienen por detrás apretando muy fuerte. Ahora no es un problema, antes sí tenía esa ambición de querer ir, pero ya no la tengo.

-¿Piensa que le ha penalizado ser un jugador más de intangibles y de brillar en la sombra que meter 20 puntos en cada partido?

-A mí lo que me importa es ganar. Si a lo mejor ser protagonista es brillar o no...de lo que más contento estoy en mi carrera es de los títulos que he conseguido. Uno de ellos es la Eurocup con el Unicaja y metí cuatro puntos y estoy muy contento de ese partido. Para mí es el mejor que he jugado en mi carrera y metí cuatro puntos. En otros que a lo mejor he metido 20 y hemos perdido nadie se acuerda.

-¿Qué desafíos le quedan por delante?

-Espero poder poner Málaga como la pusimos con la Eurocup. Mi sueño es volver a estar de nuevo encima del autobús celebrando algo grande. Cuando llegué aquí a Málaga dije que venía a un equipo que podía optar a los títulos y no me equivoqué. Esperemos poder conseguir algo porque creo que no estamos tan lejos como la gente piensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios